Cómo preparar y cocinar pechugas de pollo en una parrilla de horno

Escrito por m.h. dyer Google | Traducido por susana lópez millot
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo preparar y cocinar pechugas de pollo en una parrilla de horno
Incorpora las pechugas de pollo asadas en una variedad de comidas deliciosas y saludables. (Grilled Chicken Breast with Potato,roasted Onion 4 image by Svenja98 from Fotolia.com)

Asar a la parrilla una pechuga de pollo en el horno es una técnica de cocina básica que una vez dominada te servirá mucho. Cuando se hacen correctamente, las pechugas de pollo asadas son tiernas y jugosas y lo suficientemente versátiles como para usar en una gran variedad de platos. Combina un par de pechugas de pollo calientes con verduras o ensalada mixta verde y panecillos para una comida caliente y saludable para tu familia, o incorpora las pechugas de pollo asado a la parrilla en una variedad de deliciosos bocadillos, pastas o ensaladas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pechugas de pollo
  • Cuchillos
  • Tabla de cortar
  • Papel de horno o envoltorio de plástico
  • Martillo de carne u objeto pesado
  • Sal, pimienta u otros sazonadores
  • Fuente de asar con rejiilla
  • Aceite vegetal o de oliva
  • Pinzas
  • Salsa barbacoa u aceite de oliva (opcional)
  • Termómetro de carne

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Corta las pechugas de pollo de forma que todas tengan el mismo tamaño. De esta forma te aseguras que el tiempo de cocción es aproximadamente el mismo.

  2. 2

    Aplasta las pechugas para hacerlas más finas, dado que la carne gruesa lleva más tiempo de cocción y el exterior del pollo podría estar hecho mientras que la carne interior no lo está. Coloca las pechugas entre dos piezas de papel de horno o de plástico, luego golpéalas con el martillo de carne, usando el lado plano del mismo. Si no tienes este martillo, hazlo con un objeto pesado como una sartén. Las pechugas deberían quedar de 1/4 de pulgada (0,6 cm).

  3. 3

    Precalienta la parrilla del horno durante 8 a 10 minutos.

  4. 4

    Sazona las pechugas como desees. Usa sal y pimienta, o usa el sazonador que prefieras, como sal marina, ajo en polvo, cebolla en polvo, chile en polvo, orégano o romero seco. Coloca las pechugas en la rejilla. No la forres con aluminio, dado que los jugos del pollo deben correr libremente a la parte inferior de la fuente.

  5. 5

    Cubre tu rejilla con aceite vegetal o de oliva; luego coloca las pechugas con la piel hacia abajo sobre la misma. Ajusta la rejilla del horno si fuera necesario, dado que las pechugas superiores deberían estar a 5 o 6 pulgadas (12,5 a 15 cm) por encima del asador.

  6. 6

    Asa las pechugas hasta que la parte superior este marrón, lo que lleva entre 5 a 6 minutos, según el grosor de la carne. Vigílalas y contrólalas a menudo, ya que algunas pechugas necesitarán que las des vuelta antes que otras.

  7. 7

    Gira las pechugas, usando las pinzas. Evita hacerlo con un cuchillo dado que pinchar la piel puede hacer que la carne pierda jugos y quede más seca. En este punto, el pollo puede cocinarse como está o puedes pintarlo con salsa barbacoa o aceite de oliva.

  8. 8

    Asa las pechugas hasta que ambos lados estén marrones y la carne interior tenga una temperatura de 160 grados Fahrenheit (71º C). Si no tienes un termómetro de carne, cocina las pechugas hasta que los jugos no sean rosados y la carne esté opaca.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles