Cómo preparar pan blando para bocadillos

Escrito por michelle hogan | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo preparar pan blando para bocadillos
Un pan blando se pueden hacer usando una receta simple para pan blanco. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

En la parte noreste de Estados Unidos, un bocadillo es el nombre de un sándwich que se conoce como submarino o emparedado. Un bocadillo se prepara típicamente con un pan largo cuya textura puede ser blanda o crujiente. Es decir, el comensal tiene que apretar los dientes para comer. En algunas partes de Nueva Inglaterra, como el este de Massachusetts, un bocadillo se refiere a un sándwich tostado. Sin embargo, en otras áreas, como el estado de Vermont, el término se utiliza para describir cualquier sándwich que tenga una forma de submarino, con pan tostado o no. Si te gusta hornear, puedes preparar tus propios panes para bocadillos caseros.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Harina refinada
  • Mantequilla
  • Agua tibia
  • Levadura
  • Miel
  • Sal
  • Leche sin grasa o en polvo
  • Recipiente para mezclar
  • Raspador para masa o cuchillo
  • Moldes para galletas
  • Aerosol para cocinar
  • Cuchara de madera

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca 1 cucharadita de levadura seca instantánea en la parte inferior de un recipiente grande y suavízala con 1 taza de agua tibia, vertiéndola en el recipiente. Añade una cucharada de miel a la mezcla de agua y levadura. Revuelve la masa con una cuchara de madera.

  2. 2

    Añade 1/2 taza de leche en polvo y 1 taza de harina a la mezcla de agua, levadura y miel. Mezcla todos los ingredientes hasta que no queden grumos.

  3. 3

    Agrega 3 tazas de harina más una cucharadita de sal y 4 cucharadas de mantequilla. Mezcla los ingredientes con la mano para que obtengas mejor consistencia o utiliza una batidora con un aditamento para amasar a velocidad media.

  4. 4

    Mezcla la masa hasta que quede una masa suave, elástica e incluso un poco pegajosa. La masa no debe quedar demasiado rígida.

  5. 5

    Utiliza un raspador para quitar toda la masa del recipiente y colócala sobre una tabla de cortar ligeramente enharinada o sobre el mostrador. Amasa la masa varias veces y forma una bola.

  6. 6

    Engrasa ligeramente un recipiente limpio con mantequilla. Coloca la bola de masa en el recipiente engrasado y cúbrela con un trozo de papel de plástico o una toalla de cocina limpia.

  7. 7

    Deja la masa crecer en un ambiente cálido, no caliente, durante unos 90 minutos. Una ventana soleada o la parte superior del refrigerador son buenos lugares para que la masa crezca. La parte superior del horno es muy caliente.

  8. 8

    Una vez que la masa haya duplicado su tamaño, desínflala presionándola hacia abajo con las manos o golpeándola suavemente en el recipiente. Colócala de nuevo en tu lugar de trabajo, mismo que has enharinado ligeramente. Corta la masa uniformemente en 6 a 12 pedazos con un cuchillo para masa. Entre más piezas cortes, los panes serán más pequeños. Si cortas seis piezas, tendrás panes de 12 pulgadas (30,48 cm) de largo.

  9. 9

    Rocía dos bandejas para hornear con aceite en aerosol o usa papel pergamino. Toma cada pieza cortada y forma una forma oblonga o un torpedo. Elabora una versión más pequeña de los panes. Colócalos en las bandejas para galletas, procurando dejar 2 pulgadas (5,08 cm) entre uno y otro.

  10. 10

    Cubre los panes con un paño de cocina limpio y deja que aumenten durante aproximadamente una hora. Precalienta el horno a 350 grados Fahrenheit (176 grados Celsius) por 10 minutos.

  11. 11

    Hornea los panes durante seis minutos a 350 grados Fahrenheit (176 grados Celsius) y luego píntalos con mantequilla derretida cuando aún estén dentro del horno. Déjalos cocer durante otros cinco minutos y revisa su textura. Una vez que los panes se vean uniformes y dorados en la parte superior, ya estarán listos. Tendrán una temperatura interior de 195 grados Fahrenheit (90 grados Celsius) una vez que estén completamente cocinados. También deben sonar huecos cuando los golpees en la parte de atrás con un dedo.

  12. 12

    Retira los panes del horno y déjalos enfriar sobre una rejilla. Almacena los que no utilices ​​en una bolsa de plástico.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles