El principio del fin del mundo

Escrito por alejandro gamboa Google
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Profecías y predicciones sobre la humanidad

El principio del fin del mundo
El futuro está en tus manos. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

"Las profecías (mayas) son muy generalizadas. En los libros se menciona que habrá guerras, sequías y hambrunas --pero esas no son profecías especiales en algún sentido, pues estos eventos siempre han ocurrido en la historia de la humanidad”.

— Jesús --Galindo Trejo, Investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha tenido el deseo de conocer (y controlar) su futuro. El ser humano se ha valido de todos los artificios posibles para encontrar respuestas a las viejas preguntas del por qué estamos aquí y hacia dónde vamos. Hay en la historia del mito y de las viejas tradiciones una multitud de ejemplos de ello: el Oráculo de Delfos en Grecia, la interpretación de los sueños o el uso de la bola de cristal, por nombrar algunos, basándose en la observación de los astros, el movimiento del viento, la marea, el devenir de los días o de las noches, etc. Sin embargo, dicho control ha estado la mayoría de las veces a expensas de la incertidumbre.

Las profecías mayas

El principio del fin del mundo
Los mayas eran grandes observadores del universo. (Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images)

En el mundo del esoterismo o en el misticismo, existen multitud de textos que avisan sobre el fin de los tiempos. Estudios al respecto señalan en realidad que muchos de los "avisos" son señales en un sentido más simbólico, al expresar de manera más o menos velada que el universo está en constante cambio y transformación. Nada permanece y todo se transforma, según lo dice la conocida ley física.

Sin embargo, hemos de revisar algunas de las profecías que más han impactado en la humanidad, a tal grado que han impactado en la sociedad, e impulsado a los sabios a buscar respuestas alrededor de las sombrías advertencias de aquello que se le depara a la humanidad a la vuelta de la esquina.

Existen dos versiones populares al respecto de las advertencias mayas o profecías del fin del mundo, según lo señalan diversas fuentes. La primera de ellas señala que al final del año 2012, más exactamente el 21 de diciembre --perteneciente al solsticio de invierno--, la humanidad comenzará un periodo de existencia renovado, en el que se observarán cambios de actitud y modos de ver la vida. El hombre y la mujer experimentarán una evolución mental que marcará el inicio de una nueva era, llena de esplendor y, como en la antigüedad más lejana, nos reconciliaremos y nos armonizaremos con el universo y con nuestro planeta. La segunda versión o interpretación, es en realidad el vaticinio de una catástrofe de tipo más material: señala que en el periodo antes mencionado, el sol se posicionará de alguna manera específica en la galaxia, que afectará de modo irreversible la vida en la Tierra. Esta opinión alude a la probabilidad de grandes desastres naturales producidos a causa del re-posicionamiento del astro rey, provocando mareas desproporcionadas, cambios climáticos e, incluso, una inversión en los polos de la tierra. Dicha interpretación pareciera ser la más difundida, pues diversos medios de comunicación enfatizan más el sentido catastrófico, que el evolutivo y humanista.

Para los investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la interpretación popular de los glifos mayas dista de lo que hasta el momento se ha comprobado desde la verdad científica.

Según lo señala el astrofísico y arqueoastrónomo Jesús Galindo Trejo, investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, "las profecías mencionadas (...) son muy generalizadas; por ejemplo, en los libros se menciona que habrá guerras, sequías y hambrunas. Pero esas no son profecías especiales en algún sentido, pues estos eventos siempre han ocurrido en la historia de la humanidad”.

El investigador aclara que el problema real es que todavía no hay una manera precisa de interpretar el legado maya; es decir, la destrucción a la que fueron sometidas las viejas culturas durante la conquista y el tiempo transcurrido, ha entorpecido las investigaciones. Al respecto de la alineación del sol que provocaría desastres, el científico lo subraya como un "disparate".

Nostradamus y sus vaticinios

El principio del fin del mundo
Michel de Nostredam, conocido comunmente como Nostradamus. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

Michel de Nostredam, también conocido como Nostradamus, ha demostrado a la humanidad de nuestros tiempos, que el miedo y la superstición pueden provocar los peores males. Lo que está por venir es para el promedio de las personas un misterio que puede generar incertidumbre, si sobre la ignorancia se derrama algo de mentira. Así también, se prueba que al humano le interesa lo sobrenatural o lo que está inmerso bajo el velo del misterio.

A este médico medieval se le han adjudicado algunos éxitos proféticos, por ejemplo, la toma del poder por Hitler, la catástrofe de las torres gemelas en los Estados Unidos, entre otras.

Veamos qué nos deparó el profeta más popular en sus profecías más conocidas.

Nostradamus. Consejero real, también fue médico y vidente de origen judío. Nació el 14 de diciembre de 1503, en un poblado del sur de Francia.

Según una de las fuentes consultadas, este personaje escribió 10 "Centurias" en un periodo especialmente inspirador para él, apoyado en sus estudios de cábala y Tarot, parte de la riqueza cultural y esotérica de sus antepasados.

Su vida estuvo llena de contradicciones, pues no era bien visto que personas como él se dedicaran a las llamadas "artes inusuales", quienes se avocaban a la práctica de las artes poco ortodoxas( como la astrología), o a los que seguían las nuevas opiniones, contrarias a los viejos dogmas de la Iglesia católica. De esta manera, el mundo que rodeaba al personaje estaba convulsionado por los cambios en las dinastías gobernantes y en los conflictos religiosos debidos a la expansión de la religión protestante.

A Nostradamus se le considera un profeta que, a decir de sus seguidores, señalaba hechos por suceder. Una de sus profecías más famosa, señala un probable inicio de la tercera guerra mundial provocada principalmente por el "hundimiento" del cristianismo, el cual dará pie a una nueva etapa: "Italia será invadida y el Papa asesinado" (centuria VIII, 49). Según la fuente consultada, un barco conducido por Pedro, a quien se le señala de manera simbólica, a punto de hundirse es abandonado por su tripulación echándose al mar. Lo anterior habrá de provocar una gran conflagración: la tercera guerra mundial.

Curioso de observar, en las profecías de San Malaquías, se alude a algo semejante: "En la persecución final de la Santa Iglesia Romana reinará Petrus Romanus (Pedro el Romano), quien alimentará a su grey en medio de muchas tribulaciones. Después de esto la ciudad de las siete colinas será destruida y el temido juez juzgará a su pueblo".

La destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York --emblemáticas construcciones, símbolo del poderío estadounidense--, atacadas el 11 de septiembre de 2001, es otro acontecimiento que, según los creyentes de las profecías de Nostradamus, prueba la veracidad de las mismas. Se alude a esta catástrofe en una ilustración contenida en uno de los libros del profeta, muy parecida a lo que fueron los edificios que estaban ubicados en Nueva York: "Desde los 45 grados, el cielo arderá, y el fuego que descienda de él se aproximará a la gran Ciudad Nueva. En un instante, se alzará una gran llamarada que les someterá a la prueba extrema. (VI, 97)".

Otras profecías cumplidas que son interpretadas en la actualidad como parte de los vaticinios de Nostradamus son: La muerte de Enrique II (1559), rey de Francia, en un accidente durante un torneo; el ascenso al poder de Hitler en la Alemania Nazi, el encumbramiento de Napoleón Bonaparte; la revolución francesa y el asesinato de John F. Kennedy en 1963, entre otras muchas.

La Era de Acuario

El principio del fin del mundo
En donde termina una era, comienza otra. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Existe mucha información especulativa y medianamente documentada alrededor del cambio de las eras. Se dice, por ejemplo, que el cristianismo nació como un ciclo cuyo símbolo ha sido el pez, y que se caracterizaría por ser dominante durante alrededor de 2 mil años. Asimismo, se comenta que esta era ha tocado su fin, y que de manera gradual se inicia una regeneración y nuevo humanismo, en la que el ser humano vivirá una etapa de reencuentro consigo mismo y con el universo: la Era de Acuario. Demos un vistazo a estas ideas, que son parte de muchas profecías.

La idea fundamental difundida actualmente por diversas organizaciones de corte místico como los rosacruces o los masones, señala un cambio en las últimas décadas relacionado con la vida del ser humano y la forma en la que se relaciona con sus semejantes, con la naturaleza y el universo. Según ellos, la fraternidad resurgirá como parte del signo de una "Nueva Era" que ha empezado a entrar lentamente en la existencia de nuestra vida y de nuestro planeta en la actualidad. La teoría que se maneja se sustenta básicamente en la relación del humano con el universo y los cambios que este último sufre a lo largo de millones de años.

El hombre, como parte integral del universo, también queda influenciado por los cambios cósmicos, y los vive de manera armónica en periodos cíclicos que han de llevar a la humanidad cada vez a una mayor evolución.

Según la información contenida en la página Encuentros Astrológicos, las "eras astrológicas son períodos de tiempo de aproximadamente 2,160 años; ellas se desprenden del fenómeno llamado Precesión de los Equinoccios".

Es decir, la Era de Piscis, que corresponde al cristianismo y cuyo fin se acerca, se inició alrededor del primer siglo después de Cristo; su final está previsto en las primeras décadas del siglo XXI. Esta era se ha caracterizado por la victimización, por el símbolo del sacrificio y por la necesidad de que el hombre busque su purificación para regresar a Dios; en este periodo nacen las tres más grandes y poderosas religiones masivas, que han hecho su parte en el plan místico señalado por las tradiciones esotéricas: Islam, Cristianismo y Budismo.

Cabe destacar que antes de la Era de Piscis estuvo la ariana, referida al signo de Aries el carnero. Pareciera entonces deducirse que las religiones de todos los tiempos mantienen una extraña relación con los tiempos de los astros, pues se encuentran en ellas, de manera casi univoca, los signos astrológicos correspondientes a sus eras, tanto en sus templos como en sus vestigios, desde los dioses del antiguo Egipto, hasta la cristiandad moderna.

La Era de Acuario entonces señala el advenimiento de una nueva época, tan larga como la cristiana (o la Era de Piscis), que tendrá sus propios elementos, sus avatares y símbolos. Esta es una era que ya ha iniciado, según algunos, o que está por comenzar y, por lo tanto, estamos en el periodo de destrucción, que da pie a una nueva etapa, tal y como lo marca el ejemplo de la renovación de la naturaleza.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles