Cómo recalentar la lasaña congelada

Escrito por heather topham wood Google | Traducido por lucrecia garcía
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo recalentar la lasaña congelada
Puedes recalentar la lasaña hasta tres meses después de haberla preparado. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Al cocinar lasaña, puede ser una práctica común preparar el plato de pasta al horno en una cacerola grande con suficientes porciones para varias comidas. En lugar de tirar los restos de lasaña después de comer, sin embargo, puedes guardar el exceso durante un período prolongado de tiempo al congelarla. Antes de calentar la lasaña, debes decidir si quieres descongelar o no primero el plato. Para obtener resultados óptimos, utiliza un horno en lugar del microondas para calentar la lasaña congelada. Puede que sea difícil que los grandes platos de pasta dejen que el plato giratorio del microondas se mueva y cocine la lasaña de manera uniforme.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un plato para hornear
  • Una lámina de aluminio
  • Envoltura de plástico

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Deja que el plato de pasta se enfríe a temperatura ambiente durante 30 minutos antes de congelarlo.

  2. 2

    Separa una lasaña congelada entera en porciones más pequeñas para usarlas como porciones individuales. Coloca de dos a tres secciones en un plato para hornear. Envuelve bien cada sección con una envoltura de plástico antes de colocarlas en el congelador. Etiqueta la lasaña con un trozo de cinta que indique la fecha. Congela durante un mínimo de 10 horas antes de recalentarla.

  3. 3

    Vuelve a calentar la lasaña congelada dentro de los tres meses. Para obtener mejores resultados, no recalientes la lasaña más de tres meses después de haberla congelado.

  4. 4

    Descongela la lasaña si tienes tiempo suficiente al colocarla en el refrigerador durante la noche. De lo contrario, puedes cocinarla inmediatamente después de quitarla del congelador.

  5. 5

    Precalienta el horno a 400 grados Fahrenheit (204,4grados celsius). Si descongelaste la lasaña de antemano, puedes reducir el calor a 375 grados Fahrenheit (190,55 grados celsius).

  6. 6

    Quita la envoltura de plástico de las piezas de lasagna.

  7. 7

    Transfiere la lasaña congelada a una fuente para horno y cubre la olla completamente con papel de aluminio.

  8. 8

    Cocina hasta que veas agua en los bordes del plato y la mitad de la lasaña se haya calentado. La lasagna congelada toma alrededor de 1 hora y ¼ para recalentarse, mientras que la lasaña descongelada tarda alrededor de 45 minutos para que se caliente. Puedes cortar en el centro del plato para confirmar que la lasaña congelada esté lista para ser servida.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles