Recolección urbana de alimentos: el mundo es tu huerto

Escrito por reagan alexander | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Encontrar comida en casi cualquier lado

Recolección urbana de alimentos: el mundo es tu huerto
Comprar es humano. Recolectar alimentos es divino. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

La lista de maravillosos alimentos que esperan ser recolectados es larga. Puedes hacer una ensalada con ingredientes que crecen en la ciudad.

— Leda Meredith, recolectora urbana y autora de "The Locavore's Handbook: The Busy Person's Guide to Eating Local on a Budget" (El manual del locávoro: una guía para personas ocupadas para comer localmente y gastando poco".

Para mucha de la gente de Estados Unidos, la búsqueda de alimentos se limita a revisar el menú antes de pedir comida a domicilio. Sin embargo, la búsqueda urbana de alimentos silvestres no requiere demasiada imaginación. A pesar de que el hormigón y el pavimento predominan en las zonas urbanas, la naturaleza encuentra siempre una forma para estar presente. Los aventureros informados y razonables pueden encontrar un mercado agrícola a sólo pasos de su casa.

Hechos sobre la recolección de alimentos

Recolección de alimentos suena a algo para ardillas. ¿Por qué debería un humano mordisquear sobre la rama de un árbol cuando el local de comida rápida de tu ciudad vende ensaladas?

El recolector urbano moderno es un híbrido entre un botánico y un artista culinario.

"Para mí, la recolección urbana es identificar y cosechar plantas silvestres comestibles y hongos dentro de la ciudad", dice la autora Leda Meredith, recolectora de Nueva York. "Se basa en una tradición que se ha perdido hace unos 60 años nada más".

Hubo una época, dice Meredith, en la que la gente conocía las hierbas comestibles y sabía cómo usarlas.

"Solía ser considerada una rara actividad marginal", comenta Meredith, "pero eso ha cambiado con el creciente interés por los alimentos locales y sustentables".

La lista de compras de un recolector urbano puede ser larga y a veces exótica, pero los elementos en ella, cuando se pueden encontrar, son siempre frescos y gratuitos. La única moneda que acepta la madre naturaleza es una dosis saludable de respeto.

"No son sólo verduras de hojas", asegura Meredith. "Raíces, hongos, frutas de todo tipo, especias, brotes... la lista de maravillosos alimentos que esperan ser recolectados es larga. Puedes hacer una ensalada con ingredientes que crecen en la ciudad.

Conocer lo que se va a recolectar

Antes de salir y comenzar a morder los brotes de tu vecino, es bueno saber exactamente a qué te enfrentas. Si no tienes cuidado, puedes terminar preparando una ensalada venenosa.

"Muchos de los árboles frutales plantados en parques o en las veredas fueron puestos allí con la intención de que la gente pueda cosecharlos", dice Meredith. "Pero no te sientas seguro; no querrás comer algo venenoso o desagradable. La primera regla de la recolección es que si estás en duda, no lo comas."

La autora sugiere investigar sobre lo que planeas comer. Después de todo, los productos urbanos no tendrán las etiquetas que están presentes en los productos de las tiendas.

"Busca una buena guía de campo, ya sea un libro, un sitio web o una aplicación, y aprende a identificar de manera concluyente algunas plantas", sugiere Meredith. "Además, averigua si la zona en la que planeas recolectar ha recibido aplicaciones de herbicidas o pesticidas y si es así, evítala".

Cuando estés recolectando solo, no olvides los efectos que vivir en la ciudad tiene sobre la naturaleza.

"La mayoría de los humanos vivimos en áreas altamente contaminadas", dice la diseñadora de sistemas ecológicas Nancy Klehm, fundadora de Social Ecologies. "La contaminación aérea, del agua y del suelo, los fertilizantes químicos y los metales pesados son parte de nuestras vidas, e incluso los parques públicos son riesgosos. Siempre debes recolectar en lugares donde sea obvio que están menos contaminados que otros".

Una vez que hayas encontrado un lugar, las herramientas para la recolección son tan simples como la regla de ser respetuoso con el medio ambiente".

"Lleva siempre un cuchillo y algunas bolsas de papel o papel de diario contigo, ya que las plantas pueden arruinarse fácilmente si son son envueltas en plástico", dice Klehm. "Una pequeña pala puede ser útil, pero más importante es conocer las plantas y respetarlas a ellas y a su abundancia. Nunca recolectes más de lo que vas a usar, y no dañes una planta o propiedad pública haciendo un corte desprolijo o cavando".

Recolecta, enjuaga y repite

Mucho de lo que encuentres en tu aventura está determinado no por cuanto te esfuerces en buscar, sino por dónde y cuándo lo hagas. La geografía y la estación del año juegan roles tan importantes que estarás a la merced de la madre naturaleza si no juegas bajo sus reglas.

Con tantas variables en juego, es bueno saber que algunas reglas básicas y universales aplican a los recolectores urbanos. La primera de ellas es bien sencilla: lava. No sólo las manos que cavaron y cortaron, sino todo lo que has recolectado.

"Muchos huertos comunitarios son orgánicos, lo que significa que no se usan herbicidas ni pesticidas, y la mayoría de las frutas y vegetales no requieren un cuidado especial", comenta Meredith. "Lava todo al igual que lo harías con los productos de un mercado agrícola".

Esto significa frotar las raíces debajo de un chorro de agua y con un cepillo para vegetales, o agitar las hojas en un bol grande lleno de agua y dejar que la tierra residual se asiente en el fondo. Luego de enjuagar todo, los alimentos deben ser almacenados de la misma forma que los que comprarías en una tienda.

"Los mismos métodos que hacen que los productos cultivados duren más tiempo sirven para los comestibles silvestres", asegura Meredith. "Piensa en categorías como verduras de hoja, raíces, bayas; si algo sirve para que la espinaca que compras dure más tiempo, servirá para cualquier verdura de hoja silvestre".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles