Cómo remover sulfato y metales pesados de aguas residuales

Escrito por tricia lobo | Traducido por mariano salgueiro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo remover sulfato y metales pesados de aguas residuales
Remover sulfatos del agua residual conduce a la salud de los bebés, quienes particularmente se enferman por el consumo de agua subterránea contaminada. (new babies image by Photoeyes from Fotolia.com)

Los sulfatos y los metales pesados de las aguas residuales lixivian hacia las aguas subterráneas, provocando efectos potencialmente desastrosos. Las aguas subterráneas contaminadas con sulfato causan diarrea y dolor intestinal, deshidratación y una disminución de la acidez en el estómago. Los metales pesados, como el plomo, el cobre, el cadmio y el mercurio, pueden dañar el cerebro y el sistema nervioso central. Los procedimientos actuales para filtrar las aguas residuales pueden remover tanto los sulfatos como los metales pesados, dejando, ventajosamente, una pequeña cantidad de desechos sólidos.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tanque de agua residual
  • Filtro
  • Prensa filtradora
  • Cal hidratada
  • pHmetro
  • Fuente de dióxido de carbono

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Agrega cal hidratada al agua residual para precipitar el sulfato en la forma de yeso. La precipitación obliga al yeso a tomar una forma sólida, que puede filtrarse fácilmente fuera de la solución. Mezcla la cal con el agua residual, en un tanque grande, de 40 a 60 minutos. A continuación, remueve el yeso por medio de filtración; como tienes yeso puro precipitado, no hacen falta procedimientos especiales de manipulación para su deshecho. Este paso reduce las concentraciones de sulfato de sodio en agua hasta entre 4.000 y 5.000 mg/L.

  2. 2

    Agrega más cal hidratada al agua residual, luego de filtrar, hasta que el pH (medido con un pHmetro) sea de 10,5. Continúa mezclando por 40 a 60 minutos, otra vez. El mayor pH hace que los metales precipiten, en la forma de lodo con hidróxidos. Este paso, además, precipita más sulfatos en la forma de yeso. En total, deberían precipitar alrededor de 45 libras (20,5 kg) de yeso y lodo de hidróxido cada 1.000 galones (3.785 l) de agua residual tratada.

  3. 3

    Separa el yeso y los metales precipitados en el Paso 2 individualmente, para evitar la posibilidad de contaminar el yeso puro con el lodo metálico. Al igual que en el Paso 1, remueve el yeso por filtración. Remueve el lodo metálico por deshidratación en una prensa filtradora, que usa la presión para separar los deshechos sólidos del flujo de agua residual.

  4. 4

    Realiza una precipitación de sulfato final. Vuelve a aumentar el pH, usando cal hidratada, hasta 11,5. La cal hidratada reaccionará con el sulfato para formar un precipitado de etringita, dentro del cual pueden incorporarse los metales del agua residual. Remueve la etringita usando la prensa filtradora.

  5. 5

    Reduce el pH del agua residual agregando dióxido de carbono, para evitar que se depositen carbonatos sobre las superficies y para cumplir con los estándares de eliminación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles