Cómo hacer un tanque para tortugas de orejas rojas

Escrito por brenna davis | Traducido por luis manuel montoya
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un tanque para tortugas de orejas rojas
Un manejo prudente es la mejor manera de asegurar la salud de tu tortuga. (red eared terrapin image by Alison Bowden from Fotolia.com)

Las tortugas de orejas rojas son muy pequeñas de bebes, pero rápidamente pueden crecer hasta ser adultos grandes de 12 a 16 pulgadas (30 a 40 cm). Requieren acuarios extremadamente grandes, filtración constante y bastante luz. El acomodo del acuario de una tortuga de orejas rojas es la clave para su salud, y un tanque con un funcionamiento apropiado o una fosa con un buen ecosistema asegurarán una larga y feliz vida para estas tortugas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Acuario o estanque
  • Piedras de río u otro sustrato
  • Filtros de agua
  • Declorinador de agua
  • Isla flotante o madera
  • Luz UV

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Selecciona un acuario o estanque de tamaño adecuado. Por cada pulgada de tortuga (2.5 cm), debes tener por lo menos 10 galones (37.8 litros) de agua. Esto significa que si tienes cuatro tortugas de 4 pulgadas (10.1 cm), tiene 16 pulgadas (40 cm) totales y tendrás 160 galones (605.66 litros) de agua. Las tortugas crecen rápidamente y pelearán o se enfermarán si están en un estanque sobrepoblado. Por lo tanto, es una buena inversión comprar un estanque que sea lo suficientemente grande para tus tortugas cuando estén completamente desarrolladas. Para una sola tortuga, esto significará un tanque de 120 a 140 galones (450 a 530 litros).

  2. 2

    Elige un sustrato para el tanque. Las tortugas disfrutan cavar en el fondo de su estanque y un sustrato puede ayudar a la separación de residuos, mantén el pH adecuado y asegúrate de que el agua permanezca limpia. Toma en cuenta que las tortugas de orejas rojas se comen todo lo que puede caber en su boca y pueden atragantarse con una pequeña grava artificial. Las piedras de río de gran tamaño son una opción ideal para el sustrato. Si no utilizas piedras de río, elige un sustrato limpio, libre de residuos donde tus tortugas no puedan meter en su boca.

  3. 3

    Establece filtración adecuada y agua potable. Las tortugas de orejas rojas son muy inquietas y con frecuencia requieren de doble filtración. Esto significa que para un tanque de 100 galones (380 litros), debes comprar un filtro que sea suficiente para filtrar 200 galones (760 litros) de agua. Elimina el cloro del agua que se agrega al estanque con un declorinador de agua. Sigue las instrucciones en el paquete.

  4. 4

    Dales a tus tortugas un área de calentamiento. Las tortugas de orejas rojas pasan una parte importante de su tiempo fuera del agua, y deben poder secarse completamente. Por lo tanto, cuánto más tierra puedas dar a tus tortugas, más felices serán. Para las tortugas pequeñas, una isla flotante o un pedazo de madera es suficiente. Para las tortugas más grandes, es posible que debas crear una zona rocosa tierra o cortar leña y pegarla a un lado del acuario o estanque. La superficie de tierra debe soportar el peso de tu tortuga y debe permitir que tu tortuga se seque completamente.

  5. 5

    Proporciona a tus tortugas con 12 horas al día de luz UV. Si tus tortugas viven fuera en un estanque, no es necesario añadir una lámpara. Si las mantienes bajo techo en un acuario, una bombilla UVA / UVB puede darles luz artificial. Sin luz UV, las tortugas de orejas rojas no pueden metabolizar adecuadamente el calcio, y pueden desarrollar una enfermedad ósea metabólica que puede poner en peligro su vida.

  6. 6

    Asegúrate de que la temperatura del agua es adecuada para tus tortugas. Las tortugas de orejas rojas requieren una temperatura del agua ligeramente superior a la temperatura ambiente, de entre 74 y 85 grados Fahrenheit (23.3 a 29.4 grados centígrados). Un calentador de acuario o una luz sobre el tanque que emita calor puede elevar la temperatura a los niveles adecuados. Controla la temperatura con frecuencia para asegurarte de que no esté demasiado caliente o demasiado fría. A temperaturas inferiores a 70 grados (21 centígrados), las tortugas vuelven letárgicas, y a temperaturas por debajo de 65 grados (18 centígrados), dejan de comer.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles