Cómo utilizar malta de cebada para hacer pan de trigo entero

Escrito por andy jackson | Traducido por frances criquet
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo utilizar malta de cebada para hacer pan de trigo entero
La malta aligera la masa de los panes integrales. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La malta de cebada es un jarabe espeso o un polvo que actúa como un agente fermentador en la cocción y elaboración de la cerveza. Al hacer pan, la malta de cebada alimenta la levadura que luego libera gases en la masa. También proporciona un sabor terroso a nuez. Los gases hacen la masa más ligera y aireada, que es esencial en panes más pesados​​ como los fabricados con harinas de trigo entero y de grano entero. Puedes encontrarla en polvo y en jarabe en las tiendas que se especializan en suministros para cerveceros o a través de minoristas en línea.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 3/4 taza de agua tibia
  • 1 cdta. levadura seca activa
  • 2 cdas. de jarabe de malta de cebada o 3 cucharadas de malta de cebada en polvo
  • Bol pequeño
  • Bol grande para mezclar
  • 1 1/2 taza de harina de trigo integral
  • 1 1/2 tazas de harina común
  • 1/4 taza de leche a temperatura ambiente
  • 1 cda. de aceite de oliva
  • 1 cdta. de sal
  • Espátula
  • Paño húmedo (s)
  • Moldes para pan
  • Pincel de cocina
  • 1 huevo batido
  • Rejilla de enfriamiento

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Combina el agua, el polvo de malta de cebada y la levadura en un bol. Revuelve suavemente hasta que esté bien mezclado y deja que repose durante 10 minutos. Esto activará la levadura e iniciará el proceso de fermentación.

  2. 2

    Añade toda la harina de trigo integral y 1/2 taza de harina común al bol grande para mezcla. Usa un tenedor para tamizar las harinas juntas.

  3. 3

    Haz un hoyo en el centro de las harinas y vierte la levadura, la leche, el aceite de oliva y la sal. Mezcla los ingredientes secos y húmedos hasta que formen una pasta.

  4. 4

    Agrega el resto de la harina común un poco a la vez hasta que la masa se una en un bollo. El bollo debe ser elástico y un poco pegajoso y debe sobrarte algo de harina común.

  5. 5

    Esparce el resto de harina común sobre una superficie limpia. Pon el bollo encima. Retira todos los restos del bol con una espátula.

  6. 6

    Enjuaga y seca el bol y ponle 1 cucharada de aceite de oliva.

  7. 7

    Amasa el bollo durante aproximadamente 10 minutos, hasta que haya absorbido la harina y ya no esté pegajoso.

  8. 8

    Pon el bollo amasado en el bol con aceite de oliva, gíralo para cubrirlo de modo uniforme.

  9. 9

    Cubre el bol con un paño húmedo y déjalo reposar durante una hora. Lava la superficie de amasado.

  10. 10

    Engrasa los moldes de pan con aceite de oliva o aerosol antiadherente.

  11. 11

    Pon el bollo sobre la superficie de trabajo limpia. Divídelo en dos hogazas.

  12. 12

    Pon las dos porciones en los moldes y cúbrelos con un paño húmedo. Pon el horno a 400 grados Fahrenheit (204 grados Celsius) y déjalo precalentar durante 40 minutos mientras las hogazas levan en los moldes.

  13. 13

    Pincela las hogazas con el huevo batido y hornéalas a 400 grados Fahrenheit (204 grados Celsius) durante 30 minutos.

  14. 14

    Retira las hogazas del horno, deja enfriar los moldes y luego dalos vuelta en una rejilla para terminar de enfriar los panes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles