Cómo almidonar los cuellos de las camisas

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Una camisa planchada con un cuello que permanece perfecto durante todo el día puede darte una apariencia limpia y cuidada. Hoy en día, muchos de los diseños tienen un sujetador de cuellos para mantenerlos fijos, pero un poco de almidón puede asegurar cuellos suaves que no se doblen dando un aspecto descuidado.

Paso 1

Coloca la camisa sobre una tabla de planchar con la parte interior de la misma hacia arriba. Extiende el cuello de la camisa, y rociar una rápida ráfaga de almidón sobre todo el cuello. Plancha el cuello plano.

Paso 2

Da vuelta la camisa para que la parte posterior de la misma quede mirando hacia arriba. Rocía el cuello con almidón y plánchalo.

Paso 3

Plancha el cuello hasta que el almidón se seque.

Paso 4

Dobla el cuello de la manera en la que estará cuando te pongas la camisa. Plancha la zona cerca del pliegue, alrededor de 1/2 pulgada (1,27 cm) desde el borde.

Más reciente

×