Cómo cocinar un arrollado de pollo

El arrollado de pollo es una tapa sencilla y barata que va como un aperitivo para la cena de una fiesta o como parte de una comida. Puede hacerse simple o relleno de queso y especias o cualquier cosa que quieras ponerle. Una forma de cocinar un arrollado de pollo es horneándolo. En una hora o menos puedes servirle a tu familia un plato de pollo tierno y delicioso cocinado en una forma diferente y creativa.

Cómo cocinar un arrollado de pollo

Paso 1

Precalienta el horno a 350 ºF (177 ºC). Cubre una bandeja con papel aluminio. Quítale la piel a las pechugas de pollo. Luego, enjuaga cada una en agua fría y sécalas con toallas de papel.

Paso 2

Rebana una pechuga de pollo de forma pareja a la mitad hasta obtener dos trozos delgados. Corta las otras tres pechugas de la misma forma.

Paso 3

Coloca la manteca en la sartén y cocínala a fuego medio hasta que se derrita. Mezcla el ajo, el puré de papas instantáneo y el queso parmesano en un cuenco.

Paso 4

Espolvorea con sal y pimienta los ocho trozos de pollo. Luego, esparce el queso muzzarella sobre cada pieza de carne, hasta que no te quede más queso.

Paso 5

Toma el extremo de uno de los trozos de pollo y con cuidado enróllalo. Amarra el arrollado de pollo con un palillo de dientes. Enrolla el resto de las rebanadas de la misma manera.

Paso 6

Sumerge cada rollo de pollo en la manteca derretida. Luego, reboza completamente cada uno con la mezcla de puré instantáneo.

Paso 7

Coloca cada arrollado sobre la bandeja. Hornéalos entre 35 y 40 minutos. Retíralos del horno y deja que se enfríen un poco antes de comerlos.

Más reciente

×