Cómo cocinar pechugas de pollo sin piel ni huesos con papel aluminio en el horno

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Cocinar pechugas de pollo en un paquete de aluminio es una opción para hacer un pollo tierno y jugoso de bajo contenido de grasa. Haz paquetes individuales de papel aluminio para poner alrededor de una pechuga de pollo sazonada con hierbas, especias y verduras. Individualiza cada paquete para hacer frente a los más caprichosos o preferencias distintas en cuanto a sabor y el calor. Esta estrategia de cocina sin complicaciones es ideal para cenas familiares, comidas de empresa, e incluso cocinar sobre una parrilla o una fogata.

Passo 1

Precalienta el horno a 400 grados Fahrenheit (204,4ºC).

Passo 2

Corta un pedazo de papel de aluminio de 20 por 24 pulgadas (50 x 60 cm) para cada paquete, con una tijera. Dobla cada uno en un medio para formar un rectángulo de 12 por 20 pulgadas (30 x 50 cm). Rocía el papel con aerosol antiadherente para cocinar.

Passo 3

Recorta el exceso de grasa en cada pechuga de pollo usando una tijera de cocina. Enjuaga las pechugas con agua fría y sécalas con toallas de papel.

Passo 4

Condimenta el pollo con tus hierbas, especias, aderezos favoritos o mostaza. Rocíalo con sal y pimienta.

Passo 5

Coloca las pechugas de pollo en un pedazo de papel de aluminio. Junta los dos lados de 12 pulgadas (30 cm) y dóblalos varias veces. Presiona los dos extremos planos y dóblalos. Coloca los paquetes en una bandeja de horno.

Passo 6

Hornea el pollo por unos 25 minutos o hasta que en la parte más gruesa se lea 165 grados Fahrenheit (73,9ºC) en un termómetro instantáneo para carne.

Passo 7

Saca los paquetes del horno y permíteles enfriarse brevemente antes de servir uno por persona.

Más reciente

×