Cómo cocinar pieles de cerdo

¿Te gustan mucho las pieles de cerdo y quieres hacerlas tú mismo? Aquí podrás ver la forma más fácil y sabrosa de prepararlas que hará que tus bolsas de supermercado revienten al llenarlas de pieles.

Cómo cocinar pieles de cerdo

Ve a la tienda o a la carnicería de tu barrio y compra algunas pieles de cerdo. Puedes encontrarlas ya sazonadas, o quizás no. De todos modos, las pieles son muy baratas y generalmente se pueden comprar en paquetes de dos o de cinco libras.

Luego de que hayas llevado a tu hogar las pieles de cerdo, retira la cantidad exacta que quieres cocinar y lleva el resto al feezer dentro de una bolsa.

Toma una asadera de hornear grande y delgada. Agrégale aceite sobre toda su superficie, puedes utilizar también aceite en aerosol si es el único que tienes en el momento.

Condimenta con sal y pimienta las pieles de cerdo hasta que estén sazonadas por completo. Luego, colócalas sobre la asadera para hornear. Asegúrate de que no se encuentren superpuestas unas sobre otras.

Lleva la asadera a un horno precalentado a 400 grados durante unas tres horas o hasta que las pieles de cerdo queden sumamente crujientes. Puedes probarlas y sólo verificar su cocción cada 45 minutos. Al abrir el horno sale mucho calor y, a la vez, disminuye su temperatura, por lo que cualquiera que sea tu receta deberá cocinarse por más tiempo.

Una vez que luzcan agradables y crujientes, retíralas del horno. Colócalas en un plato para que se enfríen un poco y disfrútalas.

Más reciente

×