Cómo cultivar moringa en el interior o exterior

kickkapoohjp/iStock/Getty Images

Uno de los árboles más útiles y de rápido crecimiento de la tierra, la moringa oleifera, es muy apto para cultivarlo en el hogar. Usado en India y África por sus grandes propiedades nutritivas y medicinales, la moringa crece bien incluso en zonas donde otros cultivos o árboles no pueden hacerlo, como suelos arenoso o áridos. Aunque es relativamente desconocido en Norteamérica, muchas agencias de agricultura y control de la pobreza han comenzado a recomendar su cultivo como fuente de alimentación y protector de paisajes en América Central y del Sur. Aunque puede tolerar el frío leve, las moringas crecen mejor en los climas más cálidos y meridionales de los Estados Unidos.

Instrucciones

Paso 1

Escoge una zona para la moringa. Si la plantas en el exterior, busca un lugar soleado y con buen drenaje. Si lo hacen en el interior, escoge una maceta de arcilla grande en una zona que reciba buena luz solar y pueda controlarse la temperatura.

Paso 2

Consigue semillas o esquejes del árbol de moringa para plantar. Las semillas deben ser plantadas directamente en la zona donde crecerá, en el exterior en agujeros de al menos 1 pie (30 centímetros) de profundidad y separadas una de otra por al menos 2 pies (60 centímetros) y adentro, dos semillas por maceta, sembradas al menos a 10 pulgadas (25 centímetros) de la superficie. Coloca los esquejes en el exterior directamente en el suelo a 1 pie (30 centímetros) de profundidad, o en macetas, enterrando al menos 10 pulgadas (25 centímetros) y cubriendo bien con tierra.

Paso 3

Aplica un fertilizante para plantas domésticas luego de plantar. Normalmente, con una cantidad adecuada de tierra de la cual puedan tomar nutrientes, las moringas no requieren fertilización adicional.

Paso 4

Riega bien las semillas y los esquejes. Mantén la tierra húmeda pero no mojada, ya que de otro modo se pudrirán las semillas o los esquejes.

Paso 5

Arranca las malezas de los retoños de moringa en el exterior, y cuida muy bien los árboles jóvenes de las termitas. Mata o quita con agua, usando una manguera, cualquier plaga que encuentres y que pueda dañar o matar el árbol.

Paso 6

Poda las ramas más viejas periódicamente a medida que el árbol madura para estimular el desarrollo y el crecimiento de los frutos. Usa un cuchillo afilado o tijera de podar para hacer cortes suaves y rectos. Los brotes crecerán en las zonas podadas y en la base del árbol.

Paso 7

El primer año, arranca las flores a medida que crezcan.. Esto estimula la producción de frutos en los años siguientes.

Más reciente

×