Cómo deshidratar rodajas de naranja

Siri Stafford/Lifesize/Getty Images

La deshidratación inhibe el crecimiento de las bacterias permitiendo que los productos deshidratados puedan almacenarse por largos períodos de tiempo. Como la humedad ha sido eliminada, el peso de los alimentos deshidratados es especialmente atractivo para los campistas y mochileros. Las naranjas deshidratadas son deliciosos tentempiés para el camino, sabrosos agregados para el té, el agua o para tu receta favorita de magdalenas. La deshidratación también es una manera eficiente de procesar y almacenar los productos de temporada y evitar el desperdicio debido al deterioro. Los artesanos disfrutan del color y la versatilidad de las rebanadas de naranjas secas para hacer velas, popurrí o para enhebrarlas como decoraciones de navidad.

Paso 1

Lava las naranjas si vas a dejarles la cáscara. Para determinar si dejarás las pieles o las quitarás, considera el uso que planeas para tus naranjas deshidratadas. Si las vas a utilizar para saborizar el té, agua o como elemento de artesanías, déjales la piel. Si vas a comerlas como tentempié o deseas un sabor más sutil, quítaselas.

Paso 2

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Rebana las naranjas peladas o lavadas en rodajas de 1/4 de pulgada (0,60 cm) de grosor. Coloca la naranja de lado así cada rodaja incluye todos los segmentos. Un grosor uniforme es importante para la calidad del producto final. Si el espesor varía mucho, algunas rodajas no se secarán y otras se secarán demasiado.

Paso 3

Pon las rodajas de naranja en la bandeja de deshidratador. Deja algo de espacio entre ellas para permitir un adecuado flujo de aire.

Paso 4

Pon las bandejas llenas en el deshidratador y enciéndelo. Si tiene un termostato ajustable, ponlo en 135º F (57º C). Deja secar las rodajas de naranja durante unas 8 a 12 horas. Como los deshidratadores varían en su funcionamiento, revisa las rodajas para ver si están hechas. El producto final debe estar completamente seco pero aún flexible. Un secado insuficiente hará que tu producto esté todavía jugoso o pegajoso. Un secado excesivo lo volverá duro y quebradizo.

Paso 5

Cuando el proceso de deshidratación esté completo deja que las rodajas vuelvan a temperatura ambiente y guárdalas en un frasco de boca ancha o en una bolsa hermética. Para que conserven un sabor y textura óptimas, utilízalas antes de un año.

Más reciente

×