Cómo envasar peras para almacenar

••• canned fruit image by dwags from Fotolia.com

El almacenamiento seguro de alimentos ha sido la preocupación de todas las generaciones. Preservar frutas y vegetales para su uso posterior siempre ha sido una manera económicamente inteligente de estirar tu presupuesto. Los alimentos frescos, como la pera, pueden ser caros cuando se los compra en los supermercados, especialmente fuera de temporada. Sin embargo, se pueden conservar directamente desde tu jardín o desde tu mercado favorito de frutas y verduras para disfrutar de su maravilloso sabor de verano durante los meses de invierno. Las pautas para conservar en forma segura y almacenar alimentos, facilitan más que nunca la posibilidad de crear una despensa llena de comida sana y barata.

Passo 1

Esteriliza todos los tarros, las tapas y los aros en una olla con agua hirviendo o en el estante superior del lavavajillas para evitar las bacterias en la conserva de peras. Lava todos los utensilios que estarán en contacto con las peras o con el almíbar.

Passo 2

Pela, quítale el tallo y las semillas a las peras con un cuchillo de mondar. Corta la fruta en cuartos o en mitades y colócala en una marmita grande.

Passo 3

Cubre las peras con 1 galón de agua mezclada con 2 cucharadas de sal. Deja que la fruta se asiente en el agua salada durante no más de 20 minutos. Esto evitará que las peras se vuelvan de color marrón. Retíralas del agua y enjuaga ligeramente las peras en un colador grande para eliminar el exceso de sal. Enjuaga profusamente la marmita.

Passo 4

Prepara un almíbar liviano para envasar con las peras mezclando 2 tazas de azúcar con 4 tazas de agua. Hazlo hervir. Agrega las peras al almíbar y vuelve a hervir. Hierve las peras durante 5 minutos y retira del fuego.

Passo 5

Envasa las peras calientes bien comprimidas dentro de los tarros para conservas hasta que quede un espacio libre de 1/2 pulgada entre las peras y el borde de los tarros. A esto se le llama espacio vacío. Coloca el embudo para frascos en la boca de los tarros y llena con almíbar hasta cubrir las peras. Retira el embudo. Usando un cuchillo de mesa, elimina todas las burbujas de aire atrapadas en el líquido.

Passo 6

Limpia los bordes de los tarros para quitar cualquier resto de almíbar. coloca una tapa y un aro en cada tarro y ajusta a mano hasta el final.

Passo 7

Llena una marmita con agua y haz que hierva. Coloca los tarros en el estante para tarros y bájalo dentro del agua hirviendo hasta que los tarros estén cubiertos por mínimo 1 pulgada de agua. Hierve los tarros de una pinta durante 20 a 35 minutos y los de 1 cuarto durante 25 a 40 minutos, dependiendo de la altitud.

Passo 8

Retira el estante de tarros del agua hirviendo. Coloca los tarros calientes en un lugar seguro para que se enfríen de la noche a la mañana. Aléjalos de la corriente de aire para evitar que se rompan mientras se enfrían.

Passo 9

A la mañana siguiente comprueba que estén adecuadamente cerrados. El centro de las tapas de conserva tiene una pequeña protuberancia que ahora debe estar plana. Si hay algún movimiento o un chasquido cuando se presiona el centro de la tapa, ese tarro no está totalmente cerrado y deberá volver a procesarse con una tapa nueva o colocarse en el refrigerador para consumo inmediato.

Passo 10

Retira los aros de los tarros cerrados. Coloca los tarros en un área seca y fresca para su almacenamiento. Las peras conservadas correctamente pueden almacenarse durante muchos meses, dependiendo de la temperatura.

Más reciente

×