Cómo hacer té de jengibre en casa

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

El jengibre se ha usado medicinalmente por más de 2000 años para tratar las náuseas y la diarrea, y para facilitar la digestión. El jengibre también mejora la circulación, por lo que es eficaz para combatir los escalofríos asociados con el resfriado común y la gripe, así como los síntomas premenstruales. Beber este té es una de las formas más suaves de tomar jengibre, y es un tratamiento calmante y sabroso cuando te sientes un poco enfermo. Aunque el jengibre es generalmente considerado seguro, siempre es aconsejable consultar con un médico antes de usar cualquier remedio de hierbas, especialmente si tienes alguna condición preexistente.

Paso 1

Corta una raíz fresca de jengibre en rodajas delgadas. Necesitarás alrededor de una cucharadita de jengibre por cada taza de té.

Paso 2

Coloca las rodajas de jengibre en una olla o caldero.

Paso 3

Agrega agua y pon la olla en la estufa a fuego medio-alto.

Paso 4

Deja que el agua hierva y retira la olla inmediatamente.

Paso 5

Vierte el té en tazas de inmediato, utilizando un colador para atrapar los trozos de jengibre.

Paso 6

Agrega miel y limón, si lo deseas, y revuelve.

Más reciente

×