Cómo marinar los muslos y las patas de pollo para la barbacoa

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Antes de asar los muslos y las patas de pollo, sumerge las piezas en una marinada. Marinar el pollo antes de cocinarlo a la parrilla no solo le añadirá sabor a la carne, sino que ayudará a humedecer el pollo. El adobo para este tipo de carne generalmente incluye un ingrediente ácido, como el limón, la leche, el vino o el vinagre, mezclado con hierbas y especias. Después de marinar el pollo puedes volver a usar el adobo para rociar o condimentar la carne con un adobo seco.

Paso 1

Prepara una marinada para el pollo. Puedes usar un aderezo para la marinada o crear el tuyo propio. Los aderezos italianos funcionan bien para las piezas de pollo a la parrilla. También puedes hacerlo por tu cuenta combinando ingredientes como el vinagre, el ajo, las cebollas, el orégano, la sal y la pimienta. Para 4 o 5 libras de piezas de pollo (1,8 o 2,2 k) necesitarás aproximadamente 16 onzas (448 ml) de marinada.

Paso 2

Coloca las piezas de pollo en una bolsa grande de plástico. Vierte la marinada para cubrir completamente el pollo. Sella la bolsa y pon el pollo nuevamente en el refrigerador.

Paso 3

Deja el pollo en el refrigerador durante al menos 30 minutos. Lo ideal es que las piezas de pollo queden en remojo en la marinada durante dos o tres horas antes de asarlo.

Paso 4

Coloca los muslos y las patas de pollo en una parrilla precalentada en un calor medio. Necesitarás una o dos horas de cocción dependiendo de la temperatura del grill o del tamaño del pollo. La temperatura interna debería estar en 180 grados Fahrenheit (82 grados C).

Paso 5

Rocía el pollo con la marinada. Coloca la marinada sobre las piezas de pollo durante al menos cinco a 10 minutos antes de quitarlo de la parrilla. Evita embadurnar la comida con la marinada, en su lugar, aplica una capa delgada y homogénea sobre la piel de las piezas.

Más reciente

×