Cómo usar queso ricotta para una salsa cremosa

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La ricotta es un queso fresco con una textura suave que carece de la cremosidad y las calorías del queso crema. La manera para crear una salsa cremosa con ricotta consiste en batir el queso con leche o el agua de cocción de la pasta. Batir el queso lo degrada y crea una textura lisa, sin grumos, que imita la sedosidad de las salsas cremosas. Una vez que tienes tu salsa, las posibilidades son infinitas.

Salsa cremosa de ricotta para pasta

Paso 1

Cocina las cebollas y el ajo en aceite de oliva a fuego medio hasta que los vegetales se vuelvan translúcidos y blandos.

Paso 2

Agrega el queso ricotta y la leche a la cacerola y reduce el fuego a medio, calentando lentamente la salsa.

Paso 3

Bate vigorosamente el queso y la leche hasta que la salsa se vuelva suave y parezca crema batida.

Paso 4

Revuelve el queso parmesano y la albahaca para calentarlos o vierte la salsa sobre la pasta y encima el queso parmesano y la albahaca.

Pollo con ricotta a la salsa king

Paso 1

Derrite la mantequilla en una cacerola a fuego medio. Agrega los hongos y el apio y cocínalos hasta que se vuelvan blandos.

Paso 2

Agrega el queso ricotta y la leche a los vegetales, y bate la mezcla con el batidor hasta que quede suave.

Paso 3

Pon los guisantes congelados, los pimientos y el pollo en cubos en la salsa y llévalos a fuego bajo a medio hasta que la salsa y los ingredientes se calienten.

Paso 4

Sirve la salsa de pollo sobre arroz cocido para una cena de pollo a la king.

Más reciente

×