Actividades religiosas para preescolares sobre la oveja perdida

Escrito por benjamin twist | Traducido por patricia a. palma
Actividades religiosas para preescolares sobre la oveja perdida

Los corderitos son un medio atractivo para explicar esta historia a los niños en edad preescolar.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

La parábola bíblica de la oveja perdida se encuentra en Lucas 15:3-7. En ella, Jesús compara la alegría que siente Dios en el rescate de un pecador perdido con la alegría de un pastor cuando encuentra una oveja perdida, aún cuando tiene otras 99 a salvo en el redil. Los preescolares pueden relacionarse con esta historia realizando estas sencillas actividades.

Otras personas están leyendo

Corderos con bolas de algodón

Esta actividad ofrece a los niños una sensación táctil similar a la de acariciar la lana de una oveja, y además es una artesanía que se pueden llevar a casa con ellos. Entrega a cada niño un dibujo o una copia impresa del esbozo simple de un cordero. Ayúdalos a aplicar pegamento en el interior de la silueta y pegar suavemente bolas de algodón que representen la lana de cordero. Cuando el pegamento esté seco, podrán acariciar el cordero y recordar la enseñanza de la parábola de que cada uno de nosotros es precioso para Dios, tal como el cordero es suave y adorable.

La pérdida de un juguete favorito

Una forma de ayudar a los preescolares a comprender el significado de la historia de la oveja perdida es transformar la experiencia del pastor en una que se relacione con la vida y las emociones de los niños. Pide a los niños a nombren sus juguetes o animales de peluche favoritos. Hablen acerca de por qué les gustan tanto estos juguetes y, a continuación, pide a los niños que piensen cómo sería perderlos. En este contexto, explica la parábola en términos de lo feliz que se siente el pastor al encontrar a su cordero y lo complacido que se siente Dios por las personas.

Haciéndose pasar por corderos perdidos

Otra manera de ayudar a los niños a comprender las emociones y relaciones detrás de la parábola de la oveja perdida es representando las escenas. Muestra a los niños cómo pueden hacerse pasar por corderos, andando en cuatro patas. Haz que la alfombra (o una parte de la habitación) sea la llanura segura y señala dónde están los peligrosos acantilados y agujeros. Deja que los niños se alejen de las ovejas y ve en busca de ellos. Cuando "encuentres" uno, dale un tratamiento especial, pregúntale si está bien y, a continuación, llévalo o dirígelo de regreso a la seguridad.

Un sencillo cordero de origami

Este cordero consiste en unos pocos pliegues y no requiere de tanta precisión como en la mayoría de la artesanía de origami, lo que hace que sea tan fácil que incluso los niños pequeños pueden hacerlo. Comienza con un trozo cuadrado de papel y dóblalo por la mitad en diagonal, lo que resultará en un triángulo. Toma el doblez de la parte superior y dobla levemente cada una de las esquinas superiores para hacer las orejas. Dobla la esquina inferior para hacer la nariz del cordero. Si lo deseas, los niños pueden pegar bolas de algodón u ojos saltones, o pintar los ojos y un hocico negro.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media