¿Es un acuerdo escrito legalmente vinculante?

Escrito por erika johansen | Traducido por jaime alvarez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Es un acuerdo escrito legalmente vinculante?
Un acuerdo debe cumplir con ciertos requisitos para poder constituir un contrato. (signing a contract image by William Berry from Fotolia.com)

Un acuerdo por escrito sólo es jurídicamente vinculante si el acuerdo constituye un contrato legal válido que un tribunal hará cumplir. Incluso si se coloca por escrito, el acuerdo es sólo uno de los elementos necesarios para crear un contrato; ciertos tipos de acuerdos no son reconocidos por la ley. Las personas con preguntas acerca de las consecuencias legales de un acuerdo específico deben consultar a un abogado.

Otras personas están leyendo

Acuerdo escrito

Un contrato de cumplimiento legal requiere un acuerdo, lo que significa que una de las partes hizo una oferta y la otro aceptó esa oferta. El hecho de que un acuerdo sea inmortalizado por escrito puede importar mucho o poco. En virtud de una doctrina legal conocida como la Ley contra el Fraude, ciertos tipos de contratos deben ser hechos por escrito y firmados para ser vinculantes, incluyendo las transmisiones de inmuebles, contratos matrimoniales y las ventas de bienes por valor de más de US$500. Fuera de estas categorías definidas, los contratos verbales son igual de exigibles bajo la ley. Un contrato escrito tiene la ventaja de que los términos del contrato son más fáciles de probar como evidencia.

Competencia para hacer un contrato

Incluso si dos partes llegan a un acuerdo, la ley no va a defender ese acuerdo como un contrato si una de las partes no era competente para realizarlo. Si una de las partes puede demostrar que se vio mentalmente incapacitada hasta el punto de que no podía entender que él estaba realizando un contrato, esa parte tendrá el derecho de rescindirlo o invalidarlo. Una de las partes también tiene el derecho de rescindir los contratos celebrados antes de alcanzar la mayoría de edad y recuperar cualquier propiedad de la otra parte, a menos que el contrato se haya realizado por necesidades que son esenciales para la vida, como la alimentación.

Requisito de consideración

Ningún contrato es legalmente vinculante, a menos que las partes aporten consideración. La consideración es un concepto legal que exige que cada parte negocie y ceda algo de valor a cambio de la promesa de la otra parte. Por ejemplo, si Jim le dice a Shelly, "Si se me antoja, voy a pintar tu casa mañana", y Shelly le dice: "Está bien", entonces tienen un acuerdo, pero carece de consideración. Shelly no ha renunciado a nada de valor legal a cambio de la promesa de Jim. Aunque no hay contrato, si Jim falla en pintar la casa como había prometido provocando que Shelly incurra en algún tipo de pérdida, es posible que ella tenga otros remedios.

Acuerdos no aplicables

La ley no reconoce ciertos tipos de contratos, incluso si esos contratos son por lo demás válidos. Los contratos que vinculan a una de las partes a actuar de forma ilegal son siempre inaplicables. Si un contrato vincula a una parte para que actúe legalmente, pero con un propósito ilegal, los tribunales generalmente se niegan a hacer cumplir el contrato, salvo en la medida en que una de las partes era completamente ignorante del propósito ilegal. Los tribunales también tienen el derecho a negarse a hacer cumplir los contratos basados ​​en la evidencia de que la ejecución del contrato lastimará al bien público.

Defensas para el contrato

Una vez que se forma un contrato exigible legalmente, las partes todavía tienen la opción de elevar numerosas defensas legales con el fin de evitar la realización de sus deberes en virtud del contrato.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles