Adaptaciones de la acacia aneura

Escrito por sara kirchheimer | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Adaptaciones de la acacia aneura
La acacia aneura da flores amarillas. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La acacia aneura o "mulga" es una planta nativa de Australia que crece como árbol alcanzando los 15 metros de altura en zonas con muchas precipitaciones anuales, pero también como arbusto a lo largo de 580 mil millas cuadradas (1,5 millones de kilómetros cuadrados) del Outback (interior árido de Australia). La acacia aneura se ha adaptado a las condiciones áridas sustituyendo las hojas por un tallo resistente, almacenando agua, germinando después de los incendios y dando flores después de la lluvia. La acacia aneura pertenece al género de las leguminosas, en la misma familia de las fabáceas que los frijoles y los guisantes.

Otras personas están leyendo

Tallos planos en lugar de hojas

La acacia aneura tiene filoides de piel gruesa, que son tallos planos y aserrados, en lugar de hojas. Los filoides resisten la pérdida de agua manteniendo un alto contenido de aceite y orientando sus estomas, o poros de respiración y transpiración, hundidos profundamente en su piel. Se mantienen erectos en la rama, minimizando su exposición a la luz del sol durante las horas más calurosas del día. La superficie de los filoides está aislada de la atmósfera por una abundante cubierta de pelos que les dan una apariencia de color gris y reducen la pérdida de agua por la transpiración. Durante el estrés de agua, los filoides se caen y se acumulan como mantillo debajo del árbol.

Recolección de agua

Los filoides y las ramas están adaptados para capturar el agua y transportarla al suelo en la base del tronco del árbol, de modo que más de tres veces la humedad recibida como caída de lluvia alcance las raíces. La acacia aneura tiene un amplio sistema de raíces lateral, y una raíz primaria que toma agua de las profundidades del suelo. Como todas las leguminosas, las raíces de la acacia aneura forman asociaciones simbióticas con bacterias fijadoras de nitrógeno que fertilizan la planta y pueden compensar las deficiencias de nutrientes en los suelo muy viejos y faltos de los mismos donde crece el árbol.

Semillas adaptadas al fuego

En el 20 por ciento de Australia, las vastas tierras de arbustos de acacia aneura se asocian con las praderas del género Trioidia en climas áridos y semi-áridos. Con el tiempo, la Trioidia forma colinas de follaje vivo y muerto y que se vuelven susceptibles a incendios. El régimen moderno de manejo del fuego sofoca los incendios por completo, por lo que se acumula suficiente combustible como para originar incendios grandes, en contraste con las prácticas aborígenes de quemar deliberadamente las praderas periódicamente a bajas temperaturas antes de que el combustible se acumulara. La acacia aneura madura no se recupera bien de los incendios graves, pero sus semillas estás adaptadas para germinar debajo de la superficie del suelo después de los incendios grandes. Con el programa de manejo moderno se ve una disminución del crecimiento de este árbol y su reemplazo por zonas de plantas nuevas.

Reproducción

En su hábitat natural, la acacia aneura puede florecer después de las lluvias de primavera, a fines del verano y en invierno. Las flores de fines del verano originan frutos pero no todos los años, y la floración abundante se produce sólo una vez cada diez años. Las lluvias de invierno nutren el fruto, que es una vaina de semillas, una característica de todas las leguminosas, que maduran después de 10 meses. Las vainas se abren y caen al suelo, pero permanecen encerrando las semillas hasta que envejecen y el tiempo las reduce.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles