DESCUBRIR
×

¿Qué puede causar que las hojas de mi calabaza se vuelvan de color amarillo o tengan manchas blancas levantadas en sus tallos?

Actualizado 21 febrero, 2017

Las plantas de calabaza de verano e invierno comparten mucho de cómo son sus condiciones de cultivo, cuidados y enfermedades. Las hojas amarillas o tallos de hojas afectados con manchas blancas abultadas indican que algo está mal con tu planta. Diagnostica la calabaza de verano o de invierno de la misma manera, y trata a las plantas con rapidez para prevenir el deterioro de los cultivos.

Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images

Color

Las hojas de calabaza sanas son de color verde pálido, con una textura áspera. Las hojas no deben tener manchas, decoloración o zonas marchitas. Revisa tus hojas durante la temporada para identificar enfermedades y problemas a tiempo. El tratamiento temprano hace una diferencia en el éxito de la lucha contra las enfermedades de las plantas de calabaza.

Manchas blancas

Las dos principales enfermedades que le provocan a las plantas de calabaza manchas blancas elevadas en la hoja de los tallos: oídio y mancha foliar Septoria. Con el oídio, las manchas comienzan en la parte inferior de la hoja y progresan hacia la cima. Las manchas son granulares y más finas que las causadas ​​por la mancha foliar Septoria. La mancha Septoria varía en color del beige al blanco y se forma en la parte superior de las hojas. Las manchas tienen de 1 a 2 mm de diámetro y tienen un borde exterior marrón.

Amarillamiento

Las plantas de calabaza estresadas que no reciben suficiente agua o luz solar pueden desarrollar hojas amarillas. Las bacterias del áster amarillas pueden volver amarillas las hojas de calabaza y causar un crecimiento rígido y muchos brotes laterales. Sin embargo, esta condición no es común. La mancha foliar bacteriana causa coloración amarillenta del margen de la hoja y las venas en las plantas de calabaza. Muchas otras enfermedades de la hoja, incluyendo el mildiu y la mancha de hoja angular, causan manchas amarillas, pero no vuelven a toda la hoja amarilla.

Tratamiento

Determina qué enfermedad tienes diagnosticando los síntomas. Si no estás seguro de cuál es el problema, habla con un maestro jardinero o con un agente de extensión del condado cerca de ti. A continuación, busca un fungicida que actúe sobre la enfermedad y que esté aprobado para su uso en tu área. Los fungicidas actualmente aprobados cambian con frecuencia, así que no asumas que puedes usar algo porque ya lo has usado antes.