DESCUBRIR
×

Cultiva plantas para sazonar tus comidas

Getty Images

Introducción

Los condimentos sabrosos y en su justa medida son la base de toda receta exitosa en la cocina. Un poco de romero fresco o un buen curry preparado con diversos ingredientes pueden transformar un simple plato de comida en una delicia artesanal. Imagina el sabor intenso y natural que podrías obtener de tus recetas si le incorporas ingredientes orgánicos cultivados en tu propio jardín. Conoce el maravilloso mundo de las plantas aromáticas y anímate a viajar con tu paladar.

Martin Poole/Digital Vision/Getty Images

Plantas aromáticas

Son plantas que se caracterizan por la generación de aceites esenciales muy concentrados, aprovechados en el ámbito culinario y medicinal. En la antigua Grecia, el impero chino y la civilización romana, entre otras, su uso fue valorado y profundizado de manera tal que hoy contamos con un gran conocimiento de estas plantas. La gran variedad incluye miles de especies que se agrupan en pocas familias, aunque las más utilizadas hoy en día no sean más de cien plantas. ¡Anímate a probar alguna de las recetas prácticas y sencillas!

Martin Poole/Digital Vision/Getty Images

Sazones frescos

Los ingredientes frescos son aquellos que no requieren secado previo y se pueden utilizar en la cocina una vez cosechados, sin tratamiento intermedio. Para ello podremos cultivar ciboulette o cebolla de verdeo. Estas plantas pertenecen a la familia de las Liliáceas y sus cuidados son sencillos, lo cual las convierte en ideales para tenerlas en casa: lo único que debemos hacer es ofrecerles un espacio cálido y de semi sombra. La tierra debe estar abonada - con un poco de compost o humus bastará - y húmeda. El riego en la época estival es diario y durante la temporada más fría conviene resguardar la planta y regarla solamente cuando el sustrato esté seco. En el verano, podrás gozar con los colores de las flores y sus grandes pimpollos. Para lograr una planta perenne, el secreto es muy sencillo: consume las hojas cortando con una tijera a 10 centímetros del suelo, de esta manera la planta seguirá brotando y la podrás seguir disfrutando.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Ponle picante a tus comidas

El ají picante es una planta ideal para cultivar en maceta: con un espacio de cuatro o cinco litros de capacidad y con un aporte de tierra ligera y fresca será suficiente. El momento del año es la primavera, ya que necesitan estar a salvo de las heladas para poder crecer bien. La cosecha es abundante ya que es una planta que da muchos frutos y, dependiendo de su variedad, podrás disfrutar de sus colores diversos. Agrégalo bien trozado en las salsas para lograr un plato fuerte con un sabor bien definido, pero no olvides tener cuidado cuando lo manipulas: ¡si te toca la piel o alguna parte del cuerpo te puedes irritar!

Ezequiel Waldmann

Secado

Muchas plantas aromáticas necesitan un tiempo de secado para poder concentrar sus aceites y así lograr un sabor más intenso. La mejor manera de hacerlo consiste en atar un ramillete de tallos y colgarlo invertido durante diez días dentro de un lugar seco, oscuro y ventilado. El orégano y el tomillo son piezas infaltables dentro las cocinas del mundo y su secado es vital para sazonar. Se cultivan en espacios reducidos y soleados, con un poco de tierra fértil y algo de luz solar estarán a gusto. Se cosechan en cualquier momento ya que sus hojas, tallos y flores se consumen por igual. Una vez secadas, las hierbas se pueden conservar en un envase hermético por varios meses.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Aceites saborizados

Un buen aceite puede ser el secreto de una comida sencilla y rica. Las plantas aromáticas son ideales para cocinarlo, ya que se puede aprovechar el sabor silvestre del romero o el intenso frescor de la albahaca. Para esto, deberás secar dos o tres ramas de romero para luego colocarlo en un frasco junto con unos brotes frescos de albahaca. Llénalo con aceite de oliva extravirgen y, después de dos semanas de maceración, puedes cambiar la albahaca por una más fresca. Tu aceite estará finalmente listo luego de dos semanas. Un consejo: puedes incorporar algunos dientes de ajo pelados para un sabor más fuerte.

Flickr.com

Dulzura natural

Para aportar un gusto distinto a tus comidas podrás experimentar con la stevia y la manzanilla. La primera es una planta nativa de Paraguay y cada vez tiene más protagonismo en los comercios. Sus hojas son pura dulzura y están libres de azúcar, lo que la convierte en una planta apta para todos. Si aplastas algunas de sus hojas con un mortero, podrás intensificar el sabor dulce de postres y bebidas. La manzanilla guarda su sabor en las flores, que se deben cosechar en un día soleado. Se puede aprovechar su dulzura haciendo una infusión directa: la puedes tomar como un té o bien utilizar el agua dulce para cocinar.

Fernando Stankuns

La familia de la Menta

La variedad de la menta es muy extensa, y toda la gran familia comparte la característica frescura de sus hojas. El uso culinario es aprovechado en todo el mundo, principalmente por sus propiedades digestivas. Se pueden aprovechar estas hojas cuando están recién cosechadas: de esta manera, podrás realzar sabores en tus ensaladas. En infusiones se toma después de una comida o bien concentrada en altas dosis para lograr efectos calmantes. Para incluirla en casa deberás tener en cuenta que todas las variedades son invasivas por lo tanto es conveniente cultivarla en maceta y así permitir que formen una mata libre. No tiene exigencias respecto a la tierra y el espacio: es una planta muy rústica que se adapta a casi todas las condiciones, ¡prueba cultivarla!.

Getty Images

Fuera de la cocina

Algunas plantas que se utilizan para cocinar también tienen otros usos en la casa. La manzanilla y sus poderosas flores son el perfecto ingrediente para un baño de suma relajación; solo deberás echar un puñado en el agua y dejarlo unos quince o veinte minutos para que la maceración se lleve a cabo. La lavanda, además de condimentar muchos platos con sus infloraciones, es un excelente repelente de polillas en el ropero. Es suficiente con colgar un ramito de lavando entre la ropa para lograr un poco de aroma y evitar problemas con esa plaga.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Biodiversidad en tu jardín

Si decides integrar las plantas aromáticas en tu jardín o en tu balcón, no sólo estarás enriqueciendo tus comidas y tu cuerpo: tu hogar se convertirá en un paso obligado para aves, mariposas e insectos benéficos y de esta manera ayudarás al resto de las plantas que estén cerca ya que cumplen un rol de son sanitarias y protectoras en su ambiente.

Ezequiel Waldmann

Ezequiel Waldmann

Ezequiel tiene 26 años de edad y vive en Buenos Aires, aunque prefiere estar siempre en movimiento y viajando por distintos lugares. Entre sus aficiones se encuentran la lectura, la jardinería, la permacultura y un interés especial por las huertas orgánicas. Disfruta mucho de la naturaleza, el aire libre y los horizontes, por lo cual es un apasionado por las plantas y tiene la certeza de que vivir cerca de ellas brinda una vida más sana, más pura y de mayor calidad. Su consejo principal siempre es "¡más verde por favor!". Además de colaborar con eHow en español, Ezequiel mantiene un blog en la cadena de noticias Infobae y el sitio Equilibrio Verde.