La historia de los jardines colgantes

Escrito por hayley pangle | Traducido por erick montesdeoca
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La historia de los jardines colgantes
Babilonia estuvo ubicada cerca del río Éufrates. (phillipine river view - loboc river image by Paul O'Hearn from Fotolia.com)

Los jardines colgantes de Babilonia se encuentran entre las siete maravillas del mundo antiguo. Aunque esta gran estructura no existió, las narraciones de los historiadores griegos ayudan a la leyenda perdurar. Sin embargo, los descubrimientos arqueológicos en el sur de Irak están revelando ruinas que podrían apoyar la existencia de estos jardines.

Otras personas están leyendo

La historia de la jardinería

Antes de la jardinería, la gente era carroñera, buscaban cualquier alimento que pudieran encontrar para sobrevivir. La idea de la horticultura o jardinería, fue descubierta por la gente hace 12.000 años. Herramientas simples de mano se utilizaron para plantar semillas y el cuidado de las plantas domesticadas. Los seres humanos se establecieron y vivieron permanentemente donde estaban sus jardines, y la zona se desarrolló hacia los sistemas agrícolas de gran escala. Grandes civilizaciones florecieron, y Babilonia es un ejemplo de ello. Con sus jardines colgantes, los babilonios usaron el espacio y mano de obra para mantener un jardín aparte de para razones de subsistencia.

La historia de los jardines colgantes
La horticultura comenzó en el creciente fértil, hoy en día Medio Oriente. (garden image by krotex from Fotolia.com)

Babilonia

Babilonia fue la ciudad capital de Babilonia, un antiguo imperio junto al río Éufrates en Irak. La literatura, la química, la astrología y la zoología prosperaron en la ciudad, y un sistema de escritura abstracta llamada "cuneiforme" se desarrolló. Es probablemente la más famosa por su papel de capturar los Judios de su patria Jerusalén en la Biblia. La civilización cayó ante los persas en el año 538 a.C.

Los jardines colgantes

Según la leyenda, el rey Nabucodonosor construyó los jardines para su esposa, quien estaba nostálgica y extrañaba "los alrededores de las montañas" de su tierra natal. Sin embargo, los registros babilónicos no mencionan la construcción de estos jardines colgantes, y la mayoría de lo que los arqueólogos conocen hoy en día es por parte de los historiadores griegos como: Heródoto. Él escribió en el año 450 a.C. que las paredes exteriores del jardín tenían aproximadamente 56 millas (90,12 km) de largo y 320 pies (97,53 m) de altura. Los jardines fueron adosados, cada capa cada vez más pequeña y formando una pirámide.

El sistema de irrigación

Las exuberantes plantas de los jardines colgantes rápidamente se marchitaron en el árido y caliente ambiente de la antigua Mesopotamia. Un sistema de riego fue creado, llamado bomba de cadena. Otro historiador griego, Estrabón, describe una rueda situada en la parte inferior de la pirámide y otra en la parte superior. Una cadena resistente con docenas de cubos adheridos conectaban las ruedas. Cuando las ruedas giraban, los cubos se sumergían en la fuente de agua de la rueda de la parte inferior, se elevaban hasta la parte superior, y luego, descargaban su contenido y repetían este ciclo. El agua de la parte superior de la pirámide goteaba y alimentaba las plantas en cada nivel.

Hallazgos arqueológicos

A pesar de la falta de planes de construcción o registros de estos jardines colgantes en la literatura babilónica, los arqueólogos han encontrado recientemente evidencias que podrían sostener su existencia. Los cimientos del palacio de Nabucodonosor fueron descubiertos, además de los restos de gruesas paredes y un sistema de riego. Otros muros grandes de 25 pies (7,62 m) de espesor, se hallaron más cerca del río Éufrates.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles