Lecciones bíblicas de los Diez Mandamientos

Escrito por mary strain | Traducido por rodrigo borja
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Lecciones bíblicas de los Diez Mandamientos
El cristianismo enseña que Dios entregó los Diez Mandamientos, o leyes, para definir los límites de la conducta moral. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

Los Diez Mandamientos son 10 leyes que fueron entregadas a Moisés por Dios, según enseña la Biblia. Estas leyes fueron pensadas para definir los límites de la conducta moral de los seguidores de Dios y significó la creación de la antigua sociedad de Israel. Los mandamientos prohíben adorar a otros dioses o ídolos, jurar el nombre de Dios en vano, trabajar el sábado, asesinar, cometer adulterio, robar, dar falsos testimonios en contra de tu vecino o codiciar lo que le pertenece a él. Tú debes, además, honrar a tu padre y a tu madre. Los Diez Mandamientos fueron usados con frecuencia por Jesús y el apóstol Pablo para sus lecciones.

Otras personas están leyendo

Validez de la ley

Jesús respondió a la pregunta sobre si los Diez Mandamientos eran aún importantes con este comentario: "No piensen ni por un minuto que he venido a abolir las Escrituras, tanto la Ley como los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento" (Mateo 5:17). En otras palabras, sí, los requerimientos morales definidos en los Diez Mandamientos aun son validos. Jesús agregó que "De verdad les digo, el cielo y la tierra no desaparecerán, tampoco la letra más pequeña, ni el mínimo golpe de una pluma, nada desaparecerá de la Ley hasta que todo este cumplido" (Mateo 5:18).

Los valores de la Ley

Habiendo manifestado que los Diez Mandamientos seguían en vigor, Jesús agregó que no solo bastaban ellos para hacer el bien, hay que ir más lejos. Para que un hombre esté bien con Dios, se requiere un cambio completo en su corazón y no sólo el cumplimiento de leyes específicas. "Ustedes conocen la orden que se le dio a sus ancestros, 'no matarás.' Yo les digo que cualquiera de ustedes que se enoje con su hermano o con su hermana será culpable de asesinato. Pero el que sin pensar llame a su hermano '¡idiota!' se verá a si mismo arrastrado ante el tribunal" (Mateo 5:21).

Su cumplimiento

Jesús, y consecuentemente los maestros del cristianismo, han mantenido que los valores de la Ley no sólo son difíciles de mantener para los hombres, sino que son imposibles. En la explicación sobre un joven y rico gobernante, Jesús desmoraliza a sus discípulos y los deja atónitos el hecho de que un hombre que aparentemente cumple con los Diez Mandamientos desde su juventud no sea lo suficientemente bueno para Dios. Ellos razonaron, "Si este hombre no se puede salvar, ¿entonces quien puede hacerlo?". Jesús replicó, "No hay oportunidad para nadie si ustedes creen que pueden hacerlo por ustedes mismos. Pero tienen todas las oportunidades si confían en que Dios puede hacerlo" (Mateo 19:26). En otras palabras, la perfección es el requisito para cumplir la Ley, y solo un hombre perfecto puede cumplir con todos sus preceptos. Billy Graham articuló esta enseñanza cristiana ampliamente difundida en la cruzada de 1958: "Dios nos dio la Ley para un propósito específico. Él nos dio la Ley para que sea un espejo. Y cuando yo miro los Diez Mandamientos, los leo y los entiendo, ellos me enseñan lo poco que he avanzado".

Jesús y la Ley

El cristianismo nos enseña que por su inmaculada vida y por su sacrificio en la muerte, Jesucristo satisfizo las exigencias imposibles de la Ley e hizo posible un nuevo camino para que la humanidad entre en relación con Dios, sólo por la fe en Cristo. En su carta a los Gálatas, el apóstol Pablo dice de los Diez Mandamientos: "...el propósito... de la ley fue dejar claro para todos que estamos, por nosotros mismos, fuera de una buena relación con Dios, y por lo tanto enseñarnos la futilidad de concebir algún sistema religioso para obtener por nuestro propio esfuerzo lo que sólo podemos conseguir a través de nuestra fe en Dios para completar su promesa. Porque si cualquier tipo de norma tuviera el poder de crear vida en nosotros, ciertamente la tendríamos en este momento. Hasta el momento que fuimos lo suficientemente maduros para responder libremente en la fe con Dios, fuimos cuidadosamente rodeados y protegidos por la ley mosaica... Pero ahora ustedes han llegado a su destino: por la fe en Cristo ustedes están en relación directa con Dios" (Gálatas 3:22-23, 25).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles