Cómo maltear la cebada para hacer cerveza

Escrito por deborah brenna | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo maltear la cebada para hacer cerveza
Maltear tu propia cebada puede producir una cerveza casera de calidad superior. (bottle of beer image by dethchimo from Fotolia.com)

Jon Stika de la revista Brew Your Own describe a la malta como "cebada que se ha brotado al punto en el cual se producen enzimas que convierten sus almidones en azúcar". Luego de que el grano se ha malteado, el azúcar se fermenta con levaduras para fabricar la cerveza. El malteado requiere de clasificar, limpiar, remojar, germinar, secar, limpiar y asar. Las variaciones simples en este proceso determinan el carácter, el sabor y el color de la malta, y por ende, de la cerveza. Con algo de experimentación puedes aprender a hacer la malta que más te guste.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Semillas de cebada
  • Taza o cucharón
  • Balanza para alimentos
  • Olla grande o balde
  • Agua sin ablandar
  • Colador o tamiz
  • Toallas de papel
  • Asaderas
  • Cobertura de plástico
  • Botella rociadora
  • Cuchillo afilado
  • Recipiente grande para almacenar con tapa sellable

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Esteriliza todo el equipo. Mide la cantidad de cebada que tu receta requiere en una balanza para alimentos, teniendo en cuenta que el peso final de la malta será de 13 onzas (368,5 g) por cada 16 onzas de cebada (453,6 gramos) en la receta original. Inspecciona la cebada en busca de contaminantes como moho, putrefacción o insectos. Usa otra cebada si hallas algún problema. Transfiere los granos a una olla grande o balde. Quita todos los granos partidos. Llena el balde con agua fría y agítalo para lavar la cebada. Descarta los granos y partículas de suciedad que floten en la superficie. Cuela. Repite el procedimiento hasta quitar todas las partículas flotantes.

  2. 2

    Remoja la cebada para aumentar su contenido de agua. El remojo se debe hacer en agua fría sin ablandar durante ocho horas, recomienda "Brew Your Own". Drena el agua sobre un colador y deja que el grano repose por ocho a diez horas en un lugar fresco. Remoja la cebada por otras ocho horas, cuélala y pesa para verificar el contenido de agua. Para que comience a brotar (germinar), ésta debe pesar entre 24 y 26 onzas (680,4 y 737 g) por cada 16 onzas originales (453,6 g). Si la cebada necesita más humedad, déjala reposar ocho horas y remójala de a intervalos de una a dos horas, con un máximo de ocho, hasta que logres el peso adecuado.

  3. 3

    Prepara una superficie plana, como una asadera con toallas de papel, y distribuye la cebada sobre ella. Cubre de forma floja los granos con plástico. Mantén la cebada en un lugar entre 55 y 65°F (13 y 18°C). Gira los granos suavemente al menos tres veces al día para que se aireen, liberen la acumulación de calor y para evitar el crecimiento de moho y bacterias. Rompe los cúmulos y humedece la cebada con una botella rociadora. Mantenla húmeda, pero no mojada. La germinación toma de dos a cinco días. Está completa cuando los brotes dentro del grano tienen el mismo tamaño que la semilla. Rompe varios granos con un cuchillo para ver el crecimiento del brote. Descarta los granos rotos.

  4. 4

    Seca la cebada de inmediato. Usa un horno o un deshidratador de alimentos a una temperatura de entre 100 y 125°F (38 y 52°C). Distribuye la cebada de forma pareja sobre una asadera o una rejilla deshidratadora. No eleves la temperatura por encima de 125°F (52°C), ya que lo contrario, las enzimas que producen la cerveza se desnaturalizarán. Seca por seis a 24 horas, pesando periódicamente y revolviendo la cebada. Cuando la cebada está cercana a su peso original, "Brew Your Own" sugiere elevar la temperatura de forma segura hasta unos 140-160°F (60-71°C). Continúa secando la cebada hasta que pese unas 13 onzas (368,5 g) por cada 16 onzas (453,6 gramos) de cebada agregada originalmente.

  5. 5

    Vierte la cebada enfriada en un colador y agítala. Vacíalo y descarta todas las raíces o brotes que sobresalgan, porque causan que la cerveza se enturbie.

  6. 6

    Haz la cerveza con la cebada seca para una cerveza liviana, o tuéstala para desarrollar el color y sabor de la malta. Experimenta con distintas temperaturas y tiempos para perfeccionar tu receta. Asa la cebada en un horno entre 176 y 400°F (80 y 200°C) por entre 15 minutos a 5 horas. Asa a baja temperatura durante tiempos cortos para las maltas pálidas, y a altas temperaturas (más de 194°F/90°C) y tiempos más largos para maltas oscuras. Revuelve la cebada para que se tueste de forma pareja. Enfría la cebada asada a temperatura ambiente y almacénala en un recipiente herméticamente cerrado.

Consejos y advertencias

  • No consumas la cebada si sospechas que está contaminada con moho o bacterias.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles