Cómo hacer el paté de hígado de mi abuela letona

Escrito por silvija klavins-barshney | Traducido por frances criquet
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer el paté de hígado de mi abuela letona
(chicken liver pate with toast image by green308 from Fotolia.com)

Muchos creen que el paté de hígado es uno de los más deliciosos entremeses de todos los tiempos. El paté, o pasta de hígado, ha sido hecho por incontables personas, en muchas cocinas, por cocineros expertos y compañías gourmet. Se consigue en las tiendas, restaurantes, cafés y en lujosas recepciones. Aunque todas esas versiones son deliciosas, la sencilla receta de paté de hígado que mi abuela letona cariñosamente me enseñó a hacer siempre ha sido un favorito de mi familia y amigos. La clave de esta receta es la paciencia, ya que la llama al mínimo y la cocción lenta es lo que la abuela insistía que era lo que hacía su paté tan apetitoso.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cebolla mediana
  • 1 libra (450 gramos) de hígados de pollo
  • Sal, pimienta y otras especias

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Pela una cebolla mediana, quitando la cáscara marrón. Corta las puntas y luego córtala a al mitad. Corta cada mitad en cuartos a lo largo y rebánalos finamente.

  2. 2

    Coloca 2 cucharadas de mantequilla en una sartén. Baja el fuego a mínimo. Usa una espátula o cuchara para cubrir toda la sartén con la mantequilla derretida. Cuida de no quemarla. Tan pronto la mantequilla se haya derretido, añade las cebollas y revuelve para untarlas de mantequilla. Cubre pero deja una ranura para que salga el vapor.

  3. 3

    Cocina las cebollas a mínimo aproximadamente 25 a 30 minutos, revolviendo a menudo. Las cebollas no deben dorarse, sólo quedar translúcidas.

  4. 4

    Enjuaga los hígados de pollo a fondo con agua fría. Cuando las cebollas estén translúcidas, sube el fuego un poco, pero debe seguir siendo bajo. Pon los hígados en la sartén y revuelve para mezclarlos con las cebollas. Agrega especias. Mi abuela letona utilizaba sólo sal y pimienta, pero pueden añadirse ajo y otras especias también. Revuelve de nuevo para mezclas los hígados, las cebollas y las especias. Pon el fuego a mínimo de nuevo. Cubre pero deja una ranura.

  5. 5

    Cocina a fuego mínimo durante 45 minutos revolviendo a menudo. Mientras revuelves, usa la cuchara o espátula para cortar los trozos grandes en más pequeños. No dejes que se doren las cebollas ni los hígados, sólo cuécelos de modo parejo todo el proceso. Apaga el fuego y deja enfriar unos 15 minutos.

  6. 6

    Pon la mezcla de hígado y cebolla en una procesadora de alimentos, licuadora o picadora de carne y procésala. El paté de hígado debe tener la consistencia de una pasta, con pocos grumos y trocitos de cebolla. Colócalo en un recipiente, cúbrelo y refrigéralo durante al menos una hora. Cuando esté frío, úntalo en tostadas, pan o galletas y disfrútalo.

Consejos y advertencias

  • Es posible acelerar el proceso de cocción utilizando el fuego más alto y revolviendo más a menudo. Sin embargo, se obtienen mejores resultados siendo paciente y cocinándolo a temperatura mínima.
  • Con hígado picado, no utilices el procesador, licuadora o picadora para molerlo. Usa un tenedor o un machacador de patatas. El entremés será igual de delicioso pero tendrá trozos grandes de hígado y cebolla. El paté de hígado puede guardarse en el refrigerador durante 3 o 4 días.
  • Cuida de no dorar o quemar las cebollas o el hígado para que quede perfecto. Si es necesario, baja aún más el fuego o revuelve más frecuentemente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles