Cómo tratar a unos padres que no son ecuánimes con sus hijos

Escrito por david coodin | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar a unos padres que no son ecuánimes con sus hijos
Los niños son más felices cuando sus padres tratan a todos los hermanos por igual. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Una forma segura de conseguir que los hermanos tengan celos unos de otros es mostrar preferencia por alguno de ellos. Los niños que reciben un trato desigual por parte de sus padres tienen una mayor tendencia a padecer depresión, baja autoestima o problemas en la escuela. Esa pesada carga que supone tener que enfrentarse a unos padres injustos no debería recaer nunca sobre los niños, ya que podrían sentirse tentados a participar en una competición insana para conseguir la atención de sus progenitores. Si conoces a alguien que esté tratando de forma desigual a sus hijos o tienes bajo tu cuidado a algún pequeño que sufra este problema, debes intervenir con delicadeza ofreciéndoles a los padres estrategias para conseguir ser más ecuánimes con sus hijos.

Otras personas están leyendo

Escuchar

Cabe la posibilidad de que los padres no reconozcan su favoritismo hacia alguno de sus hijos. Si consideras que están teniendo este tipo de comportamiento, pídeles que escuchen a sus hijos para que puedan entender sus necesidades. Un niño necesita sentirse reconocidos y, si percibe que obtiene menos atención que sus hermanos, es posible que no se sienta aceptado por sus padres. Asegúrate de que los progenitores sean conscientes de que su forma de actuar podría estar contribuyendo al desarrollo de un sentimiento de falta de valía en sus hijos. Pídeles que pregunten a los niños si se sienten poco apreciados en comparación con sus hermanos.

Lenguaje

En ocasiones, sin darnos cuenta, utilizamos un lenguaje que puede transmitir cierto favoritismo, aunque sea de forma involuntaria. Insta a los padres a prestar atención a la forma en que hablan a cada uno de sus hijos y a percibir cualquier diferencia que pueda haber. Hazles saber que, aunque sientan que “conectan” mejor con alguno de ellos, tendrán que procurar que sus palabras de elogio sean distribuidas de forma más o menos uniforme. Los padres también deberían darse cuenta de en qué momento están regañando a uno de sus hijos por hacer algo que otro de los niños puede hacer sin que le ocurra nada.

Dejar a los niños ser ellos mismos

Las diferencias existentes entre niños de una misma familia pueden ser notables. En lugar de pretender que todos sean iguales, los padres deberían permitir a los que se comportan de forma diferente ser ellos mismos. A un padre que esté mostrando favoritismo con sus hijos, tendrás que decirle que no debe intentar cambiar a su hijo ni pedirle que sea como su hermano o hermana. Mientras el comportamiento de un niño que se muestra diferente a lo que es considerado “normal” en su familia no sea destructivo o peligroso, no tiene sentido tratar de forzarlo a que sea como los demás. Debes procurar que los padres valoren la individualidad de cada uno de sus hijos.

Buscar actividades comunes

Una forma de estrechar el vínculo de los padres con sus hijos puede ser mediante la búsqueda de actividades que puedan disfrutar juntos. Cuando un padre muestra favoritismo hacia uno de sus hijos, lo más probable es que tenga más intereses en común con ese hijo que con el resto. Anima a estos padres a buscar actividades que puedan compartir con cada uno de sus hijos en diferentes momentos. Aunque las predilecciones de un niño puedan parecer diametralmente opuestas a las de sus padres, éstos deberían buscar algún tipo de entretenimiento para disfrutarlo en común, como leer un libro o tomar clases de algo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles