DESCUBRIR
×

Vinos: tipos de uvas y sus características

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Introducción

Cada vino tiene características especiales que le son dadas por el tipo de uva utilizada para su elaboración. Existen dos tipos fundamentales de uvas para hacer vino: las blancas y las rojas (o tintas). Ambas pertenecen a la especie Vitis Vinifera, el cual forma parte del género Vitis al cual pertenecen todas las demás uvas que no son empleadas en la vinificación. En esta galería haremos un recorrido por las principales uvas empleadas en la elaboración del vino, mostrando sus cualidades, los países donde se cultivan y el tipo de vino que producen.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Uvas blancas

Los vinos hechos de uvas blancas no son tan bien valorados por el público general como son los provenientes de uvas rojas; valoración subjetiva que solo priva de grandes vinos a quienes la ejercen. Las personas piensan en los vinos blancos como caldos ácidos y poco interesantes, pero estas mismas características las podemos encontrar en los vinos tintos de baja calidad. Las siguientes son unas cuantas de las uvas blancas más usadas para elaborar vino.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Chardonnay

El origen de la uva blanca más famosa es Francia, concretamente, la región de Borgoña donde es ampliamente empleada. Su fama se debe a la adaptabilidad que presenta y su capacidad para hacer casi cualquier tipo de vino --ya sean jóvenes, maduros o espumosos. En sus notas podemos distinguir piña, melón y un tono ahumado. Su acidez es moderada y tiene un color de reflejos verdosos. Se utiliza en casi todo el mundo.

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Sauvignon Blanc

Procedente de Francia (Burdeos), la Sauvignon Blanc se emplea principalmente para realizar vinos jóvenes aromáticos con notas a lichi, piel de durazno, maracuyá y flores silvestres. En España se emplea para la elaboración de Cava (vino espumoso). Al igual que la Chardonay, es una uva muy utilizada en viñedos de medio mundo.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Verdejo

Esta es un cepa de origen español, empleada en las denominaciones de origen (D.O.) de Rueda y Cigales. Aún cuando su uso se restringe al país íbero, es necesario mencionarla debido a que es una de las más antiguas empleadas para fabricar vino. Sus vinos muestran tonos amarillos verdosos y sus notas aromáticas frutales dejan recuerdos de piña y hierba fresca. Es persistente en boca y una bebida perfecta para una tarde de verano.

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Chenin Blanc

Originaria de Francia, la Chenin es una uva muy polifacética y principalmente utilizada en su país de nacimiento. Genera vinos dulces con mucho cuerpo y su acidez resulta óptima para desarrollarse en botella. En California y Sudáfrica es conocida como Steen y se emplea para fabricar vinos jóvenes y secos. Muestra tonos amarillos verdosos con ocasionales reflejos dorados. Manzanas, avellanas y nueces son notas aromáticas comunes en los vinos elaborados con esta cepa.

Christopher Robbins/Digital Vision/Getty Images

Riesling

Cepa alemana difícil de cultivar y que es una de las más buscadas por el consumidor. Da vinos con acidez equilibrada y un dulzor medio que la hacen muy versátil a la hora de tomarlo. Con ella se fabrican todo tipo de vinos blancos. Presenta aromas a manzana verde, durazno y cítricos. Es muy recomendada para madurar en botella. Su color es amarillo paja con reflejos verdosos.

Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Sémillon

Esta uva originaria de Francia produce vinos dulces y secos muy delicados. También es empleada en la elaboración de vinos de cosecha tardía que muestran un alto contenido alcohólico con intensos aromas florales. Sus notas generales son: hierba fresca, miel, plátano y pan. Su color es verde tenue con destellos dorados.

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Uvas tintas (o rojas)

Los vinos tintos gozan de una aceptación casi unánime entre los aficionados del vino, y la prueba está en la cantidad de variedad que ofrece el mercado en relación a los vinos blancos o rosados que podemos comprar en cualquier tienda. Las siguientes son algunas de la uvas tintas más populares en las bodegas del mundo y los tipos de vinos que generan.

Burke/Triolo Productions/Brand X Pictures/Getty Images

Syrah

El origen de la uva también conocida como Shiraz, Sirah o Syrac, es incierto. Mientras algunos afirman que Sicilia es su tierra de nacimiento, otros se inclinan a pensar en Iran. Los vinos que produce son de gran cuerpo, alto contenido tánico y color violeta intenso. Los aromas más comunes son los de violetas y cassis, aunque no es raro encontrar notas de pimienta y frutos rojos. Es una uva ideal para el envejecimiento, y las bodegas que la emplean van desde Australia hasta México pasando por media Europa.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Tempranillo

Es la uva más famosa y la más usada de España. Su origen la sitúa como una descendiente de la uva Pinot Noir francesa. Debido a su baja acidez y poca presencia de azúcar es muy común mezclarla con un pequeño porcentaje de otras cepas para lograr mejores caldos. Su color es rojo rubí y sus aromas más representativos son los de frutos del bosque, bayas, ciruela y tabaco. Tiene una alta capacidad de envejecimiento, lo que la hace ideal para su maduración en barricas. También es usada en Portugal y algunos países del Nuevo mundo.

Peter Macdiarmid/Getty Images News/Getty Images

Pinot Noir

Originaria de Borgoña en Francia, la Pinot Noir es muy utilizada en la región de Champagne. Produce vinos de intensidad media de color rojo rubí cuando son jóvenes, y color teja u ocre en su maduración. Muestra aromas minerales, a cereza, grosella y ciruelas de forma generalizada. Se emplea en muchas regiones del mundo y es recomendada para la crianza en barrica.

Christopher Robbins/Digital Vision/Getty Images

Merlot

Muchos de los grandes vinos están fabricados con Merlot, es una de las uvas más famosas, versátiles y adaptables. La mayoría de sus vinos contienen notas a frutos rojos y negros con recuerdos a menta. El color violeta es el más común y es uno de los vinos más indicados para acompañar la comida. Ideal para la crianza en barrica.

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Cabernet Sauvignon

La Cabernet Sauvignon es la uva roja más famosa del mundo, muy utilizada por su color intenso y su estabilidad. Los aromas más típicos nos recuerdan a violetas, bayas, frambuesa, moras y café sin tostar. Es común encontrar notas a pimiento verde que muchos enólogos (los más) lo atribuyen a una mala maduración del caldo y no a una característica deseable. Su color es rojo intenso y es ideal para acompañar platos de carne y salsas espesas. Es consumida y cultivada en prácticamente todos los países donde se produce vino.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Nebbiolo

Es originaria del Piemonte italiano y es una uva que da vinos con gran presencia. Cuando el vino es joven presenta aromas a cereza, violetas y ciruela madura; los caldos más maduros nos recuerdan a trufa, ahumados y alquitrán. Tienen un alto contenido alcohólico y acidez media. El color que presentan en su juventud es púrpura o magenta con cierta traslucidez; los vinos maduros muestran tonos rojo granate o teja con ribetes anaranjados. Se cultiva principalmente en Italia y en los últimos años en Estados Unidos y México. Se aconseja para acompañar platos pesados y complejos, así como carnes y pastas con salsas espesas.