Cómo hacer aceite de coco extra virgen

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Hacer tu propio aceite de coco extra virgen es simple y te ahorrará dinero. Este exquisito aceite puede ser untado en la piel como una crema hidratante o incluso se puede cocinar con él. La grasa saturada que se encuentra en el aceite de coco es realmente buena para tu salud. Los cocos contienen grasas saludables que ayudan a lubricar las articulaciones y a reducir la inflamación dentro del cuerpo. El aceite también tiene un sabor fresco y ligeramente dulce que puede ser usado en muchos platos.

Paso 1

Pon el coco en el mostrador o en la tabla de cortar. Toma el destornillador y sostenlo contra el coco. Usa tu martillo para golpear el coco con el destornillador y haz tres agujeros.

Paso 2

Sostén el coco sobre una taza de medición y drena la leche de coco dentro de ésta. Mezcla 4 onzas (118 ml) de agua destilada con la leche de coco.

Paso 3

Corta el coco por la mitad y corta los pedazos de la pulpa. Tritura la pulpa de coco en pequeños trozos en un recipiente con una trituradora.

Paso 4

Vierte las virutas de coco y la leche de coco en una licuadora colócale la tapa. Mezcla los ingredientes a velocidad alta. La mezcla resultante debe ser bastante espesa.

Paso 5

Mantén el colador sobre un bol y cuela 1 taza de la mezcla a la vez. Utiliza tu espátula para presionar hacia abajo la mezcla para diluir la pulpa y obtener la mayor cantidad de líquido posible.

Paso 6

Vierte la leche de coco en una olla y colócala en la hornilla. Enciéndela a fuego alto y hierve la preparación. Revuelve la mezcla y mantenla hirviendo hasta que veas que se pone más espesa y grasosa.

Paso 7

Vierte la espesa mezcla en un colador. Presiona con una espátula para empujar el aceite hacia afuera. Necesitarás hervir la leche de coco nuevamente para extraer más aceite.

Más reciente

×