Cómo almacenar langosta fresca

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Tu cena especial incluye una langosta fresca, pero estás un poco preocupado por cómo almacenar ese crustáceo vivo hasta que tengas que cocinarlo. Afortunadamente, almacenar una langosta fresca no es difícil; la clave principal es mantenerla viva hasta que estés listo para prepararla. El proceso comienza en el mismo momento en que la compras en la tienda y continúa hasta que estés listo para llevarla a la sartén para su cocción.

Paso 1

Coloca una bolsa de hielo en la base de la conservadora y cúbrela con papel de diario. Dependiendo del tamaño de la conservadora, utiliza al menos una por cada dos langostas que compres.

Paso 2

Elige las langostas que quieras justo antes de pagar y marcharte. Busca las que se vean activas dentro del tanque.

Paso 3

Coloca las langostas sobre el papel de diario, dentro de la conservadora. Coloca la tapa y lleva inmediatamente las langostas a tu casa.

Paso 4

Humedece las toallas de papel y escurre el exceso de agua. Cubre una cacerola con varias capas de toallas de papel húmedas.

Paso 5

Coloca la cacerola en el refrigerador y las langostas dentro de la cacerola. Cúbrelas con toallas húmedas de papel. Mantenlas refrigeradas hasta que estés listo para cocinarlas.

Más reciente

×