Cómo saber si una calabaza está en mal estado

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La calabaza pertenece a la familia de vegetales de cáscara dura que está relacionada con los pepinos y el zapallo. Se divide en dos categorías: de verano y de invierno. Entre las variedades de la calabaza de verano se encuentran el calabacín y la calabaza amarilla, mientras que la calabaza cidra es una de las variedades de invierno que más se consumen. Esta tiene una pulpa blanda, de color anaranjado y cuenta con un sabor suave que permite usarla tanto en recetas dulces o saladas. Dura aproximadamente un mes después de ser cosechada. Para asegurarte de no consumir una calabaza que esté por pudrirse, busca varios signos clave que indican su frescura.

Paso 1

Revisa la parte externa de la calabaza. Asegúrate de que luzca brillante y con un tono uniforme ya los defectos pueden indicar que está comenzando a pudrirse.

Paso 2

Levanta la calabaza para ver si es pesada. Si se siente un poco hueca o liviana, es probable que esté en mal estado. La calabaza fresca es pesada porque su pulpa es blanda y húmeda.

Paso 3

Aprieta la superficie de la calabaza con uno de tus dedos. La calabaza no debería hundirse ni tener una consistencia blanda. Descártala si tiene varias zonas blandas.

Paso 4

Corta la calabaza longitudinalmente por el centro y revisa su interior. Si la pulpa interna tiene partes oscuras o blandas, deséchala inmediatamente

Más reciente

×