Cómo cultivar plantas de madreselva a partir de esquejes

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las enredaderas de madreselva son una gran adición al paisaje de tu jardín ya que son sumamente fáciles de cultivar y de cuidar. Conocidas por su crecimiento abundante, sus flores hermosas y su delicioso aroma, estas plantas resistirán muchos años con pocos cuidados. Debido a que crecen en forma silvestre, es fácil encontrarlas si das un paseo por una zona boscosa que no ha sido cortada o modificada con frecuencia. Una vez que has obtenido un esqueje de una planta existente, crecerá por su cuenta si lo plantas de manera adecuada.

Paso 1

Localiza una enredadera de madreselva y observa hasta que aparezca un nuevo crecimiento en forma de brotes de color verde brillante. Esto ocurre a menudo en la primavera, pero se puede dar en otras épocas del año, dependiendo del clima.

Paso 2

Usa una tijera de podar para cortar una sección de 6 pulgadas de largo (15 cm) del extremo de una de las vides. Trata de cortar un trozo que contenga tres o más conjuntos de hojas.

Paso 3

Usando los dedos, quita suavemente el juego de hojas más bajo, que está más cerca del extremo inferior del esqueje.

Paso 4

Sumerge el extremo cortado de la madreselva en agua para mojarlo.

Paso 5

Sumerge el extremo inferior del esqueje de madreselva en la hormona de enraizamiento para que quede totalmente cubierto.

Paso 6

Coloca 3 o 4 tazas de tierra para macetas en un pequeño recipiente o en una taza grande.

Paso 7

Crea un hoyo en el centro de la tierra para macetas y pon el extremo cortado del esqueje de madreselva en el mismo. El esqueje se debe colocar aproximadamente de una a dos pulgadas (2,5 a 5 cm) de profundidad. Apisona firmemente la tierra alrededor del esqueje.

Paso 8

Riega el recipiente hasta que el suelo esté húmedo y ponlo en un lugar soleado durante aproximadamente dos o tres semanas.

Más reciente

×