Cómo cultivar un árbol de mandarinas

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Las mandarinas son cítricos pequeños y dulces, fáciles de pelar y con pocas semillas. Por lo general, tienen un aroma más dulce que las naranjas. Se comen mejor a mano o en jugo, pero también puedes preparar mermeladas, golosinas y palitos helados o incluir sus gajos en ensaladas. Natural de Marruecos, el árbol de mandarinas crece hasta alcanzar los 20 pies (6 m) de altura. Si bien es técnicamente posible cultivarlo a partir de una semilla, este método podría demorar hasta siete años. Tu mejor opción es comprar un retoño en un vivero. Dado que requieren un medio ambiente tropical o subtropical, es mejor plantarla en un recipiente de modo que la puedas trasladar a un lugar bajo techo cuando comienzan los primeros fríos.

Paso 1

Ubica tu recipiente en un lugar soleado y llénalo hasta la mitad con tierra para macetas. Los mandarinos necesitan sol para dar sus frutos.

Paso 2

Retira el retoño de su envase plástico. Masajea la bola radicular entre tus dedos para separar sus ramificaciones.

Paso 3

Ubica el retoño dentro del recipiente y acomódalo verticalmente bien derecho. Esto asegurará que las raíces crezcan en forma recta hacia abajo.

Paso 4

Agrega tierra al recipiente hasta llenarlo. No presiones la tierra con tus manos, el agua la compactará.

Paso 5

Riega el retoño. Como el agua compacta la tierra, tal vez necesites agregarle un poco más para completar el recipiente.

Paso 6

Riega el mandarino dos veces durante la primera semana y luego solo una vez de ahí en más. Vigila el árbol para cerciorarte de que se está aclimatando a tu jardín y apuntálalo con una estaca si observas que se está inclinando.

Más reciente

×