Cómo deshidratar patatas

George Doyle/Valueline/Getty Images

Deshidratar patatas es una forma rápida y fácil de conservarlas para su uso posterior. Usa un deshidratador, un horno solar o uno convencional.

Instrucciones

Paso 1

Lava las patatas, quita las zonas feas. Puedes pelarlas o dejar la piel, que tiene vitaminas.

Paso 2

Pon a hervir un hervidor con agua, y agrega sal para darle sabor.

Paso 3

Corta las patatas en rebanadas de 1/8 pulgada (3 mm.)

Paso 4

Coloca las rodajas de patata en un cesto para vegetales y sumérgelo en el agua hervida con sal.

Paso 5

Espera a que el agua vuelva a hervir.

Paso 6

Hierve las patatas durante 6 a 8 minutos.

Paso 7

Quita las patatas del agua hervida y coloca el canasto de patatas en agua helada durante 15 minutos.

Paso 8

Esparce las patatas blanqueadas en una capa entre papeles de cocina y deja secar

Paso 9

Para secar en un horno convencional, cubre una bandeja de horno con rocío vegetal.

Paso 10

Esparce las rodajas de patatas blanqueadas en bandejas en una capa simple.

Paso 11

Coloca en el horno a la temperatura más baja, alrededor de 170 grados F (75 grados C).

Paso 12

Mantén la puerta del horno entreabierta para que el aire circule y la humedad salga.

Paso 13

Da vuelta las rodajas cada 1 hora.

Paso 14

Continúa dándolas vuelta cada 30 minutos hasta que las patatas estén quebradizas y transparentes, pero no flexibles.

Paso 15

Para secar en un deshidratador, coloca las rebanadas de patata en los estantes ligeramente cubiertos con rocío vegetal. Coloca las rodajas en una sola capa y sin que se toquen unas con otras.

Paso 16

Sigue las instrucciones de temperatura y tiempos del deshidratador.

Paso 17

Déjalas enfriar y guárdalas en un frasco de vidrio o en una bolsa plástica grande.

Más reciente

×