Cómo hacer dulces de menta

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las mentas son un tipo de dulce caracterizado por el uso de menta fresca, hierbabuena o menta en su preparación. Se los ofrece comúnmente después de las comidas y para refrescar el aliento. A muchas personas les agrada y también los calma el sabor y la fragancia de las mentas, no sólo en cuanto a los sentidos, sino también en cuanto al aparato digestivo. Vienen en una variedad de formas, la mayoría son duras, o suaves o como mantequilla de menta.

Mentas duras

Paso 1

Combina el azúcar con el jarabe liviano de maíz en una sartén resistente. Introduce un termómetro para dulces y cocina sobre fuego mediano.

Paso 2

Dale que hierva el jarabe hasta que alcance el estado de caramelo duro en la etapa de grieta, o aproximadamente 300 grados Fahrenheit (148 grados centígrados), revolviendo frecuentemente. Cuando está en la etapa de grieta, el jarabe formará un hilo quebradizo o una bola cuando se lo arroja dentro de un recipiente con agua fría.

Paso 3

Retira la sartén del fuego y agrega de seis a diez gotas del aceite de menta (no tiene que ser extracto) y unas pocas gotas de colorante, si lo deseas.

Paso 4

Vierte la mezcla en moldes o en una placa para horno engrasada.

Paso 5

Deja que el dulce se enfríe por completo, y luego sácalo del molde. Si eliges usar una placa para horno, levanta el dulce con un cuchillo a medida que se seque. Cuando está lo suficientemente frío para retirarlo, usa las grietas para romper el dulce en trozos del tamaño de un bocado.

Mentas suaves

Paso 1

Vierte la lata de leche condensada azucarada dentro de un recipiente grande. Agrégale aproximadamente la mitad del paquete de azúcar impalpable.

Paso 2

Bate la mezcla a velocidad media con una batidora hasta que los ingredientes estén bien integrados. Agrega gradualmente lo que queda en el paquete de azúcar. Agrega 1/2 cucharadita de extracto de menta o de hierbabuena. Si lo deseas, agrega unas gotas de colorante para alimentos.

Paso 3

Con una cucharita, toma el dulce fuera del recipiente y hazla rodar hasta obtener la forma de una pelota.

Paso 4

Elige con qué vas a recubrir las bolas. Normalmente se usa espolvorearlas con dulce, coco rallado, azúcar de color y chocolate derretido.

Paso 5

Coloca las mentas sobre hojas de papel de cera, y déjalas secar durante ocho horas por lo menos.

Mantequilla de menta

Paso 1

Usa la menta en otro sentido al combinarla con mantequilla sin sal. O con queso crema agregándole azúcar impalpable, licor de crema de menta y leche.

Paso 2

Mezcla hasta que todos los ingredientes estén bien integrados, agregando más leche de ser necesario, para crear una mezcla tipo cobertura dura con una textura del tipo de la plastilina.

Paso 3

Agrega de dos a tres gotas de colorante para alimentos, si lo deseas, y amasa hasta que el color se distribuya en forma pareja.

Paso 4

Con la mezcla, haz bolas del tamaño de canicas, y luego hazlas rodas por azúcar granulado. Ejerce presión sobre las bolas azucaradas para que penetren en los moldes de dulces, o colócalas sobre placas para horno cubiertas con papel de cera y aplástalas con un tenedor.

Paso 5

Lleva las mentas a la heladera durante un espacio de por lo menos cuatro horas antes de intentar retirarlas del molde.

Más reciente

×