Cómo elaborar queso kefir

D Dipasupil/Getty Images Entertainment/Getty Images

El kefir es leche fermentada de vaca, de cabra o de oveja, similar al yogur fluido. El nombre deriva de la palabra turca "kef", que significa buena salud. Al igual que el yogur o la leche pura, el Kefir se separa en cuajos cuando se deja reposar durante un día o dos. Con estos cuajos se prepara un queso Kefir blando y simple. Los granos de Kefir son la enzima que inicia el proceso de fermentación. Son un cultivo de levaduras y bacterias originarias de las regiones del Cáucaso y de Asia Menor. Se parecen a pedazos pequeños de coliflor y su tamaño varía. Pueden ser del tamaño de un grano de trigo o de una nuez y se consiguen en la mayoría de las tiendas naturistas.

Paso 1

Calienta la leche a fuego lento durante aproximadamente 40 minutos hasta que se reduzca un poco. Deja que se enfríe.

Paso 2

Añade los granos de Kefir a la leche en una relación volumen de leche a granos de 10 a 50 veces. Sustituye los granos con una taza de sopa de Kefir comprada si es necesario. Deja que la mezcla se fermente en una habitación cálida, a temperatura ambiente, durante 24 horas.

Paso 3

Forra el colador con una tela de lino o con filtros de café. Coloca el colador sobre un recipiente profundo. Vierte el kefir en el colador y deja que se cuele durante toda la noche o hasta que el residuo del queso tenga la consistencia que prefieres.

Paso 4

Quita los granos de kefir. Sécalos para reutilizarlos en la preparación de la próxima tanda de quedso.

Más reciente

×