Cómo encurtir chiles jalapeños sin enlatar

••• John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Encontrarás que enlatar (método de presión y baño de agua) cambia la textura de los alimentos una vez que han sido procesados. Esto puede ser decepcionante cuando creas encurtidos, sobre todo si te gusta que estén bien crujientes. Los jalapeños y otros pimientos se vuelven por completo una masa blanda cuando son procesados, lo cual es muy poco apetecible. Sin embargo, puedes encurtir chiles en el refrigerador, de forma segura, utilizando una técnica poco probada y cierta. Los chiles retendrán su sabor picante y textura crujiente, y con ellos podrás hacer una adición deliciosa a tus comidas diarias.

Passo 1

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Lava los jalapeños con agua fría y déjelos secar sobre una tabla de cortar.

Passo 2

Creatas/Creatas/Getty Images

Vierte 2 y 1/2 tazas de agua, 3 tazas de vinagre, 3 cucharadas de azúcar y 4 de sal en una olla de sopa o caldo. Lleva a ebullición a fuego medio alto y revuelve hasta que el azúcar y la sal se disuelvan por completo. Reduce el fuego a medio y agrega 2 hojas de laurel, 2 cucharadas de semillas enteras de cilantro, 2 de pimienta negra y un 1/4 de cucharadita de cúrcuma. Pica el ajo en trozos pequeños y agrégalo a la olla. Permite que esto se cocine a fuego lento durante cinco minutos.

Passo 3

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Deja tus chiles enteros y perfora sus lados tres a cuatro veces o rebánalos en ruedas de 1/8 de espesor. Coloca los jalapeños en frascos de almacenamiento y deja aproximadamente 1/2 espacio de vacío.

Passo 4

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Vierte el líquido caliente en los frascos que contienen los jalapeños, enrosca sobre sus tapas y deja que los frascos se enfríen antes de colocarlos en el refrigerador. Deja marinar los jalapeños durante al menos una semana antes de consumir. El sabor del encurtido será más fuerte cuanto más tiempo los jalapeños se asienten.

Más reciente

×