Cómo freír queso en una sartén

••• Martin Poole/Photodisc/Getty Images

¿Has comido alguna vez queso frito en una sartén y te preguntaste cómo lo hicieron? Hacerlo correctamente es un proceso delicado, pero lo puedes hacer en casa aunque no seas un cocinero profesional. El poco tiempo que te lleva freír queso hará que quieras hacerlo una y otra vez y de que trates de hacerlo con varios tipos.

Passo 1

Usando el cuchillo y la tabla para cortar, corta el queso en cubos de más o menos 2 por 2 centímetros (ver Referencia 1).

Passo 2

Coloca la sartén sobre el fuego y vierte una fina capa de aceite de oliva en él. Pon el fuego medio-alto. Asegúrate de que la sartén que uses sea antiadherente. De lo contrario, una gran parte del queso quedará pegado en la misma (ver Referencia 1).

Passo 3

Calienta el aceite de oliva por unos minutos (ver Referencia 1). Una vez que esté caliente, es el momento de cocinar el queso.

Passo 4

Cuidadosamente coloca los cubos de queso en la sartén. El queso comenzará a hacer burbujas.

Passo 5

Cocina por más o menos de tres a cinco minutos, dándolos vuelta una o dos veces para asegurarte de que se cocinen de forma uniforme. Saca del fuego una vez que el queso se haya puesto suavemente dorado (ver Referencia 2).

Passo 6

Saca el queso de la sartén y colócalo en una toalla de papel para que escurra el aceite (ver Referencia 1). ¡En este punto los cubos deberían estar crujientes y listos para comer!

Más reciente

×