Cómo hacer manzanas deshidratadas

Las manzanas deshidratadas son un bocadillo saludable que puede guardarse y volver a hidratar para usar en tartas, compota de manzana y pasteles. Ten en cuenta que 1 taza de manzanas deshidratadas rinde 1 1/4 tazas de manzanas cocidas.

Deshidratador o deshidratado al horno

Step 1

Escoge manzanas sin pesticidas, maduras y firmes.

Step 2

Lava, quita el corazón y pela las manzanas.

Step 3

Corta las manzanas en cuñas y haz rebanadas de 1/4 pulgada (0,5 centímetros) de espesor, o córtalas en anillos.

Step 4

Sumerge las rebanadas de manzana en una mezcla de ácido ascórbico (1/4 taza de jugo de limón por 1 cuarto [950 centímetros cúbicos] de agua), para evitar que se pongan marrones mientras se secan.

Step 5

Coloca las rebanadas en una capa en bandejas. No superpongas las rebanadas.

Step 6

Seca a 115 grados F (45 grados C) durante 6 a 8 horas.

Step 7

A las cuatro horas, da vuelta las rebanadas y si es necesario rota la bandeja.

Step 8

Comprueba la deshidratación luego de 6 horas, y luego cada 2 horas hasta que no quede humedad en el centro de las rebanadas.

Secado al sol

Step 1

Prepara las manzanas como se indica más arriba en los pasos 1 a 3.

Step 2

Sumerge las rebanadas de manzana en la mezcla de ácido ascórbico (1/4 taza de jugo de limón por 1 cuarto [950 centímetros cúbicos] de agua), para evitar que se pongan marrones mientras se secan.

Step 3

Coloca las rebanadas en una capa en las bandejas.

Step 4

Cubre con tela para quesos y coloca en una zona bien ventilada a pleno sol.

Step 5

Da vuelta las rodajas cada algunas horas.

Step 6

Entra las bandejas a la noche. El secado lleva dos o tres días.

×