Cómo solucionar una planta demasiado regada

Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images

El exceso de riego es una forma común y con frecuencia accidental de matar a las plantas de interior. Aunque el agua es esencial para las plantas, ya que transfiere los nutrientes del suelo a sus células, el exceso de humedad hace que el dióxido de carbono se acumule en el suelo y en última instancia, impida el flujo de oxígeno a los pelos de las raíces de las plantas. La caída del follaje, los tallos tiernos, las hojas amarillas y las puntas negras de las hojas son indicaciones de que las plantas han sido regadas en exceso. Afortunadamente, una planta demasiado regada se puede restaurar siempre y cuando sus tallos no se estén pudriendo. Salvo las plantas perennes, los ejemplares con tallos podridos están demasiado dañados para recuperarse.

Paso 1

Retira toda la planta, incluyendo su bola de raíces, de su maceta. Corta las raíces podridas del cepellón utilizando una tijera de jardín.

Paso 2

Envuelve las raíces de la planta en toallas de papel para absorber la humedad. Drena todo el exceso.

Paso 3

Vuelca todo el agua de la maceta. Remójala en una solución de 10 por ciento de cloro blanqueador doméstico y 90 por ciento de agua durante una hora para matar bacterias causantes de enfermedades.

Paso 4

Enjuaga la maceta con abundante agua limpia. Seca el recipiente con toallas de papel nuevas.

Paso 5

Llena un tercio del recipiente con mezcla para macetas fresca. Desenvuelve las raíces y coloca toda la planta en el recipiente.

Paso 6

Añade mezcla para macetas adicional alrededor de la planta hasta que no quede espacio vacío en el recipiente. Presiona la tierra hacia abajo alrededor de la planta para compactarla.

Paso 7

Ubica la maceta en un lugar soleado. Deja que la bola de raíces se seque completamente antes de regar la planta de nuevo.

Más reciente

×