Las mentiras de Jacob y las actividades sobre el derecho de primogenitura

Escrito por michelle watson | Traducido por manuel lama paniagua
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las mentiras de Jacob y las actividades sobre el derecho de primogenitura
Usa la historia de Jacob y Esaú para enseñarles a los niños que está mal mentir y engañar a los demás. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Jacob y Esaú eran hermanos gemelos. Un día, Esaú estaba tan hambriento que cambió su primogenitura a Jacob a cambio de una sopa de lentejas. Más tarde, Jacob engañó a su padre, Isaac, para que le diera una bendición que debería haber ido para Esaú. Utiliza esta historia bíblica para enseñarles a los niños en tu clase de escuela dominical acerca de las locuras de la codicia, la mentira y el favoritismo. Usa actividades para ilustrar puntos clave y ayudar a los niños a aplicar la historia a sus propias vidas.

Otras personas están leyendo

Lecciones de derecho de primogenitura con objetos

Esaú cambió su primogenitura a Jacob porque él valoraba la satisfacción inmediata de comer sopa a cambio de su herencia. Tienta a los niños con una bandeja de postres deliciosos. Pregunta: "¿Me darías tu alma a cambio de esto?". Muestra fotos de tesoros terrenales como dinero, sistemas de videojuegos, coches y mansiones. Pregunta a los niños si renunciarían a sus almas por cualquiera de aquellos elementos terrenales. Otra idea es mostrarles a los niños un libro conocido como "El gato en el sombrero". Dile a tus niños que este libro no vale mucho, pero si se tratara de una primera edición, valdría un montón de dinero. Sólo las personas que saben cómo detectar una primera edición pueden conocer el verdadero valor del libro. Dile a los chicos que Esaú vendió su primogenitura por no reconocer el valor que tenía.

Debates sobre el derecho de primogenitura

Divide la clase en grupos pequeños y pide a los niños que debatan esta cuestión: "¿Prefieres tener una barra de chocolate grande ahora o la promesa de un caramelo ilimitado cuando cumplas 20 años?". Deja que cada grupo informe de su elección a toda la clase. En conjunto, haz que discutan la diferencia entre la gratificación inmediata y la tardía. Otra idea es discutir cómo las decisiones pueden afectar la vida entera. Muéstrales a los niños una lista de opciones. En pequeños grupos, haz que decidan qué opciones tienen consecuencias importantes y cuáles son relativamente poco importantes. Un ejemplo de una elección importante sería hacer trampas en un examen, y una elección sin importancia sería qué ropa ponerse para ir al colegio.

Juegos sobre las mentiras de Jacob

Jacob engañó a su padre haciéndole pensar que él era Esaú usando pieles de animales en los brazos, las piernas y el cuello porque Esaú era un hombre peludo. Cubre un objeto o un juguete con una cobija de felpa, y deja que un niño con los ojos vendados trate de adivinar lo que es por la sensación que vaya percibiendo. O haz que el niño con los ojos vendados trate de adivinar la identidad de sus compañeros con sólo tocar sus manos. La madre de Jacob le ayudó a engañar a su padre porque él era su hijo favorito. Jugad un juego que enseñe a los niños la injusticia de elegir a los favoritos. Por ejemplo, deja que los niños en grupos pequeños lancen los dados para mover las piezas a lo largo de un tablero de juego. Elegid a un niño del grupo para que sea el "favorito". Cualquiera que sea el número de la tirada de dados se duplicará en su tirada de dados, por lo que tendrá una ventaja injusta sobre los demás jugadores.

Debates sobre la mentira de Jacob

Cuando Jacob le mintió a su padre para obtener la bendición, lo hizo en parte porque su madre le presionó para hacerlo. Deja que los niños representen situaciones en las que deben resistir la presión del grupo. Un escenario de ejemplo podría ser un niño presionando a otro para que abandone la escuela. Otra idea es mostrarle a los niños cómo se sienten al ser engañados, al igual que lo fue Isaac. Muestra a los niños una bolsa llena de juguetes pequeños. Describe los juguetes, dile a los niños lo divertidos y emocionantes que son esos juguetes. Luego aparta la bolsa. Pregúntales a los niños: "¿Creías que te iba a dar un juguete de la bolsa?". Deja que los niños describan cómo se sentían después de ser decepcionados, y luego pasa la bolsa para que cada niño pueda elegir quedarse con un juguete.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles