DESCUBRIR
×

Cómo hacer repelente de gatos casero

Actualizado 21 noviembre, 2016

No importa cuánto ames a los gatos, hay algunos lugares donde a los gatitos les encanta ir y no queremos que estén. Dado que estos expertos escaladores y saltadores no respetan los límites y solamente se burlan de las órdenes verbales, es difícil evitar que hagan lo que quieran. Sin embargo, hay algunos remedios naturales que no sólo mantendrán seguros a los gatos, sino que los disuadirán a la hora de invadir tu espacio.

Instrucciones

  1. Espolvorea algo de mostaza seca, pimienta de cayena, granos de café o romero seco para mantener a los gatos apartados de los lugares al aire libre. Algunos gatos tienen disgusto a unos olores más que a otros, así que si uno no funciona, prueba con otro diferente o una mezcla de algunos.

  2. Toma algunas bolas de algodón y utiliza un cuentagotas para humedecerlas con canela, limón, hierba de limón, lavanda, naranja y aceites de romero. Coloca las bolas de algodón en las esquinas de los armarios o de las habitaciones en las que no quieras que el gato entre, o colócalas en la base de las plantas de interior. Como alternativa, puedes frotar los aceites con una toalla de papel sobre los zócalos, los marcos de las puertas y en los umbrales.

  3. Macera hierbas frescas o secas como lavanda, romero o pimienta de cayena en agua hirviendo durante cinco minutos. Filtra la infusión y coloca el líquido en una botella limpia para rociar. No utilices una botella que tuviera detergente o productos tóxicos, para hacer esto compra una botella vacía en la droguería o en un centro de jardinería. Vaporiza los zócalos, cubre los suelos de los cuartos de baño o los cuartos, el mobiliario, las encimeras o vaporiza tus plantas de interior. Esto no dañará las plantas, pero hará que los gatos odien acercarse a ellas. Los humanos no percibirán el aroma, pero para los gatos será muy fuerte. Vaporiza las zonas cada semana o cada dos, o tan a menudo como sea necesario.

  4. Planta algunas hierbas alrededor de las orillas o mézclalas con tus otras plantas que tengan estos olores que no les gustan a los gatos. Bordea tu jardín con citronela, lavanda, romero y cabezas de ajo. Éstas son plantas atractivas que actuarán como una señal de "prohibida la entrada" para cualquier felino que pase por delante.

  5. Encuentra un lugar en tu propiedad para plantar una pequeña parcela de hierba gatera. Esto atraerá a los gatos y reclamarán ese espacio como suyo.

Advertencias

  • Siempre ten cuidado a la hora de utilizar repelentes caseros y no uses algo que dañe a los gatos. Se han encontrado recomendaciones en muchas fuentes, como bórax y bolas de alcanfor, que podrían envenenar a un gato e incluso ocasionar la muerte del animal. Si no estás seguro sobre una planta o un ingrediente del repelente, consulta a tu veterinario o al Centro de Control de Envenenamiento de Animales de la ASPCA.

Necesitarás

  • Un armario de especias bien surtido
  • Aceites esenciales
  • Bolas de algodón
  • Botellas para pulverizar o un rociador