Comida

Cómo secar raíz de jengibre

Escrito por lisa parris | Traducido por andrés marino ruiz
Cómo secar raíz de jengibre

El origen del uso del jengibre a la hora de cocinar se remonta hasta la antigua Asia, donde era parte de numerosas comidas y remedios. Desde entonces, su uso se ha expandido y convertido en un remedio común para el malestar estomacal, estreñimiento, indigestión y mareos. Picante y delicioso, eventualmente encontró su lugar entre las especias y se volvió un favorito de todos. Una de las formas más sencillas de almacenar jengibre es de forma seca y molida. Si tienes un sobrante a mano, o si has comprado más de lo que necesitabas, secar la raíz es una tarea que te traerá provecho y puede resultar en muchos deliciosos platillos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Raíz de jengibre fresca
  • Pelador de vegetales
  • Cuchillo para pelar
  • Bastidores de alambre o láminas aptas para horneado
  • Toallas de papel
  • Rallador de comida.

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lava la raíz de jengibre. Pélala con cuidado para remover la piel sin dañar la raíz.

  2. 2

    Rebana el jengibre, realizando cortes de entre 1/8 a 1/4 de pulgada (entre 0,3 y 0,6 centímetros) de grosor. Intenta que todas las piezas sean iguales, tanto en tamaño como en grosor para asegurar que el secado sea uniforme.

  3. 3

    Coloca las rodajas en el bastidor de alambre. Asegúrate de acomodarlas de tal forma que no estén unas sobre las otras.

  4. 4

    Extrae la humedad de las rodajas utilizando una toalla de papel. Luego colócalas en el horno.

  5. 5

    Pon el horno a su mínima potencia y deja su puerta un poco abierta. Si es necesario, ayúdate con un poco de papel aluminio doblado en forma de tubo para mantener la puerta abierta. El objetivo es mantener la temperatura del horno entre 130 a 140 grados Fahrenheit (entre 54 a 60 grados Celsius).

  6. 6

    Hornea el jengibre por un lapso de entre 10 a 15 horas, volteándolo cada 3 horas, o hasta que esté seco.

  7. 7

    Acelera el proceso de secado utilizando jengibre rallado en lugar de cortado en rodajas. Esparce el jengibre rallado sobre láminas aptas para el horno y colócalas en él.

  8. 8

    Retira el jengibre del horno una vez seco y permite que se enfríe completamente.

  9. 9

    Almacena el jengibre seco en bolsas plásticas o en recipientes sellados a presión, a prueba de humedad. De esta forma puedes conservarlo por un año.

Consejos y advertencias

  • Utiliza el poder del sol si es que vives en un clima seco y cálido, y seca el jengibre utilizando energía solar. Coloca tu lámina apta para el horno en un lugar con mucho sol. Cubre la comida y deja que el sol haga el trabajo. Durante la noche entra la comida a tu casa y colócala bajo el sol al día siguiente si es necesario. Este proceso no es recomendable si vives en un área cuya humedad promedio es superior al 60% o temperaturas menores a 85 grados Fahrenheit (29.4 grados Celsius).
  • Para hacer jengibre molido, coloca la cantidad deseada de jengibre en una procesadora de alimentos o un molinillo para café. Utilízalo según la receta de lo que desees preparar.
  • El jengibre seco queda muy bien en preparaciones como galletas, magdalenas, panes o tés.
  • Si planeas secar grandes cantidades de jengibre, invertir en un deshidratador de alimentos no es mala idea.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media