DESCUBRIR
×

Qué tipo de transferencia de calor usa el fuego de leña

Actualizado 20 julio, 2017

Un fuego de leña utiliza los tres tipos de transferencia de calor que existen en la naturaleza y que son conocidos por la física. Estos incluyen la convección, que es una transferencia de calor a través de corrientes de aire. La conducción es la transferencia de calor a través de objetos sólidos, tales como el suelo o los ladrillos en una pared de la chimenea. La radiación es la tercera forma de transferencia de calor común y puede incluir radiación de la luz del fuego y la oxidación del combustible en el proceso de combustión.

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Convección

La convección es una de las formas más comunes para transferir el calor de un objeto a otro, tanto en la naturaleza como en los aparatos de calefacción hechos por el hombre. Esto se debe a que es un método fácil de usar y controlar. La cantidad de calor transferido por convección en un fuego de leña está directamente relacionada con la velocidad del viento soplando en un fuego al aire libre, o el nivel de convección forzada en un fuego de chimenea, donde el calor se mueve desde un fuego de leña en una habitación a medida que el aire frío es tirado dentro del fuego desde el nivel del suelo para alimentarlo. Esto fuerza la salida de aire caliente que se eleva en el espacio de la habitación y que aumenta la temperatura.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Conducción

La conducción es un método más eficiente de transferencia de calor, pero también uno más lento. Cuanto más denso es un material, más calor se puede transportar de un lugar a otro. Una conducción de fuego de acampar sirve para transferir el calor a través del suelo donde el fuego está ubicado, dispersado en un patrón gradual, esférico. Esto a menudo pasa desapercibido por la gente que se sienta cerca de un fuego, pero a medida que el suelo se calienta, las corrientes de convección se desplazan a través de él también para transferir parte de este calor desde la superficie sólida al aire. En una chimenea, la conducción es bastante obvia si tocas su enladrillado exterior y sientes que el fuego lo ha calentado.

Comstock/Comstock/Getty Images

Radiación de luz

Un fuego de leña también transfiere calor a través de la radiación electromagnética. Esto incluye tanto la luz visible que produce el fuego como la luz de longitudes de onda mayores, tales como el rango infrarrojo de la luz que el ojo humano no puede ver. Un fuego irradia calor con la luz en su mayoría, de la misma forma que lo hace el sol. El proceso es también similar al calor que la tierra irradia de nuevo hacia el espacio por la noche, a medida que se enfría, conocida como radiación de cuerpo negro o radiación de calor.

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

La radiación de combustión

La reacción química del propio fuego, conocida como combustión, es el método primario de transferencia de calor. La radiación no requiere la materia para que el calor sea transferido, tal como con la convección o conducción, pero requiere una reacción de algún tipo. En el caso de un fuego de leña, ésta es una reacción química en la que se oxida rápidamente la madera, produciendo gases tales como el oxígeno, dióxido de carbono y vapor de agua. En el proceso de descomponerse químicamente la madera en el fuego, la energía es liberada en el medio ambiente en forma de calor y llamas.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images