Cómo contrarrestar el sabor salado en la comida

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

El sabor fuerte de la sal implica que sólo se debe emplear en pequeñas cantidades. Si has añadido demasiada sal a tu comida, no la tires por el momento. Puedes ser capaz de salvarla, dependiendo de exactamente cuánta sal le has añadido y cuáles son los ingredientes.

Step 1

Enjuaga los vegetales al vapor con agua corriente si les has puesto mucha sal.

Step 2

Enjuaga la pasta salada con agua corriente.

Step 3

Agrega más agua a los platos basados en líquidos como las sopas, estofados y salsas. Puedes intentar agregar más de otros ingredientes si es posible, como más vegetales y carne. Si haces demasiada sopa o estofado, siempre puedes congelarlo.

Step 4

Agrega más hierbas y especias: esto funcionará bien en una sopa o estofado, pero ten cuidado de no pasarte ya que podrías lograr una comida que todavía tenga un gusto demasiado fuerte. Agrega de a una cucharadita por vez, revuelve bien y pruébala antes de agregar más.

Step 5

Revuelve y agrega pan rallado o harina en salsas espesas, dependiendo de la receta.

Step 6

Agrega una cucharadita de azúcar o miel si la receta puede soportar un poco de dulzor, ya que esto puede contrarrestar un exceso de sal.

Step 7

Revuelve y agrega más crema o leche si el plato está basado en crema.

Step 8

Agrega más jugo de limón, de a poco, degustando antes de seguir para evitar que la comida se ponga agria.

Step 9

Agrega una cucharadita de vinagre de vino blanco. Esto funcionará especialmente bien con carnes y pescados curados.

×