Cómo hacer un pastel de ángel para cualquier ocasión desde cero

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Los pasteles de ángel son pasteles blancos con una textura ligera y delicada. Para lograr un pastel bien aireado, en general el pastel se hace con muchas claras de huevos batidas, y sin levadura o grasas. Como tampoco tienen yemas de huevo, el pastel resulta muy bajo en grasas o virtualmente sin grasas. En general se hornean en un molde savorín. Este versátil pastel se puede acompañar de frutas y otros ingredientes para encajar en distintas ocasiones y comidas.

Paso 1

Coloca el estante en el centro del horno y precaliéntalo a 350°F (180°C).

Paso 2

En un bol grande, tamiza la harina con 3/4 de taza de azúcar.

Paso 3

Usa el batidor para batir las claras hasta que estén espumosas. Añade el jugo de limón, el cremor tártaro, la sal y continúa batiendo hasta que se formen picos suaves. Bate el azúcar restante en las claras, agregándola de a una cucharada a la vez, hasta que las claras estén firmes. Agrega la vainilla y el extracto de almendras.

Paso 4

Cierne 1/4 de la mezcla de harina sobre las claras, y usa una espátula de goma para mezclar suavemente. Repite hasta agregar toda la mezcla de harina.

Paso 5

Vierte la pasta en el molde. Nivela la parte superior, y usa una espátula o un cuchillo para romper las burbujas de aire. Hornea en el horno precalentado por 40 a 45 minutos. El pastel está listo cuando puedes insertar un palillo en él y éste sale seco.

Paso 6

Quita el pastel del horno. Invierte de inmediato y deja suspendido el pastel en el molde sobre una botella o vidrio para que se enfríe, por aproximadamente 1 hora y media.

Paso 7

Una vez que el pastel se ha enfriado, pasa un cuchillo entre éste y la asadera para aflojarla, Quita el núcleo central y traslada el pastel a una bandeja.

Más reciente

×