Cómo hacer tu propio fabuloso sustituto de la sal

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Cuando te dijeron que debías empezar a evitar la sal, parecía como si esos días de disfrutar el sabor de las comidas habrían terminado. Pero no tiene que ser así. Puedes preservar tu salud, sin perjudicar tu sentido del gusto, creando tu propio sustituto de la sal. Utilízalo en recetas para lograr sabores agradables, o para condimentar correctamente las comidas.

Paso 1

Mide los condimentos y ponlos en un recipiente pequeño.

Paso 2

Remueve con un tenedor para mexclar bien los sabores.

Paso 3

Utiliza tu embudo y vierte la mezcla en el salero. Asegúrate de colocar nombre si el recipiente es transparente.

Paso 4

Almacénalo en un lugar seco y fresco, alejado de la luz. La mezcla de condimentos puede durar por meses.

Más reciente

×