¿Se puede utilizar lejía para la ropa para tratar la piscina?

Escrito por tony guerra Google | Traducido por pilar celano
¿Se puede utilizar lejía para la ropa para tratar la piscina?

La lejía líquida contiene hipoclorito de sodio y se puede utilizar para tratar la piscina, si se añade la cantidad adecuada.

Justin Sullivan/Getty Images News/Getty Images

Los dueños de piscinas tienen un trabajo muy importante cuando se trata de cuidarlas, y es asegurar siempre la limpieza adecuada del agua. El método más común para asegurarse de que la piscina se mantiene limpia es mediante la desinfección química, en especial la realizada con cloro. Asimismo, es preciso aplicar una cantidad adicional de cloro o un tratamiento de "shock" en forma regular, que suele consistir en aplicar niveles de cloro más altos que lo normal. El cloro es cloro, afortunadamente, y hasta la lejía (un tipo de cloro que se utiliza para la limpieza del hogar y la ropa) en cantidades adecuadas puede usarse para tratar la piscina.

Otras personas están leyendo

Lejía para la ropa

La lejía común que se utiliza en el hogar contiene hipoclorito de sodio, la forma líquida del cloro. La mayoría de las lejías para la ropa varían entre un 5,25 y un 6 % de volumen de hipoclorito de sodio. El cloro líquido especialmente formulado para piscina también contiene hipoclorito de sodio, aunque tiene una concentración mayor, con un volumen de hasta 14 %. Por lo tanto, si se añade la cantidad suficiente de lejía a la piscina, puede aumentar los niveles de cloro a un nivel lo suficientemente alto para el tratamiento o "supercloración" de la piscina.

Tratamiento con lejía

Cuando tratas la piscina, aumentas ampliamente los niveles de cloro. Tratar la piscina de manera efectiva requiere niveles de cloro de entre 10 a 25 partes por millón (ppm), dependiendo del motivo por el que deseas tratar la piscina. Se requiere alrededor de 1 galón (3,8 l) de lejía por cada 30.000 galones (113,562 l) de agua para aumentar el nivel de cloro a 2 ppm. Para lograr un nivel de 10 ppm de cloro en la piscina, debes añadir hasta 5 galones (18,9 l) de lejía.

Alcalinidad de la lejía

La lejía es muy alcalina, con un pH que va desde 10 hasta 16. El pH mínimo de una piscina debería ser entre 7,2 y 7,8, aunque lo ideal es 7,4 a 7,6. Añadir lejía a una piscina para tratar el agua elevará el pH a más de 8. Es recomendable tratarla al anochecer y medir los niveles de cloro y pH la mañana siguiente, disminuyendo el pH si fuera necesario. Se requieren 3 cuartos de galón (2,8 l) de ácido muriático por 30.000 galones de agua para diminuir el pH a un valor menor a 7,8.

Consideraciones

Cuando utilices lejía para tratar una piscina, utiliza solo marcas sin fragancia o con fragancia "original". Nunca utilices productos aromatizados en una piscina, dado que contienen otras sustancias que pueden interferir con la química del agua. La lejía es además sensible a la luz intensa y se degradará rápidamente si tratas el agua en plena luz del día. Por último, cuando trates la piscina con lejía, evita que se salpique y entre en contacto con la piel o los ojos.

Equilibrio químico

El cloro para la piscina y los niveles de pH son interdependientes para su correcto funcionamiento. Cuando añades lejía o cualquier otra forma de cloro a la piscina, mide siempre el pH al finalizar. Si el pH es demasiado alto, el cloro trabajará de forma inadecuada. Si el nivel de pH es demasiado bajo (menor a 7), el cloro comenzará a desaparecer rápidamente de la piscina, dejándola vulnerable a la contaminación. El pH se puede elevar añadiendo ceniza de sosa en cantidades recomendadas.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media