Cómo almacenar almendras crudas

almonds image by Nicola Gavin from Fotolia.com

Ya sea que las comas crudas o tostadas trituradas sobre tus frijoles, las almendras son uno de los alimentos más saludables que puedes comer. Esta nuez de forma ovalada es alta en grasas monosaturadas (la grasa buena que necesitamos) y también es una buena fuente de fibra, proteína y vitamina E. El sabor dulce y delicado de las almendras complementa varios platillos y crean un delicioso bocadillo poderoso. Las almendras crudas normalmente vienen sin la cáscara, aunque puedes encontrarlas todavía con la cáscara. Las almendras sin cáscara tienen una vida más larga de utilidad, pero ambas necesitan almacenarse de la misma manera.

Paso 1

Coloca las almendras crudas en un contenedor que cierre herméticamente, como un contenedor plástico. El alto contenido de grasa en las almendras las hace perecederas y con riesgo de ponerse rancias si no las almacenas en condiciones herméticas.

Paso 2

Escoge un área para almacenar tus almendras que esté lejos de la luz solar, lo cual acorta su vida útil. Coloca las almendras en un área fría y seca, como una despensa. La temperatura ideal para las almendras debe estar debajo de los 40 grados Fahrenheit (4 grados Celsius) y con menos del 65 por ciento de humedad. Bajo estas condiciones, tus almendras pueden durar hasta por tres meses.

Paso 3

Almacena el contenedor de almendras en tu refrigeradora donde durarán hasta por seis meses (el frío evitará que se pongan rancias). También puedes almacenar las almendras en el congelador en un contenedor hermético o una bolsa para congelador, donde podrán durar hasta por un año.

Más reciente

×